Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Prioridad para las Unidades de Seguridad Ciudadana

Retraso en el reparto de chalecos antibala a los Mossos d’Esquadra

Cataluña

Empezaron a distribuirse en diciembre de forma escalonada pero problemas con las tallas han ralentizado el proceso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras varias peticiones del Parlament y de los sindicatos del cuerpo, la Generalitat de Cataluña aprobó la compra de más de 17.000 chalecos antibala para proteger a todos los agentes de los Mossos d’Esquadra. El reparto será gradual pero se ha encontrado con algún retraso.

Agentes de los Mossos d'Esquadra. Agentes de los Mossos d'Esquadra.

El Departamento de Interior de la Generalitat entregó en diciembre de 2014 las primeras unidades de chalecos interiores de protección contra balas, cortes y pinchazos. La idea del gobierno catalán es distribuir de forma escalonada estas prendas.

De hecho, se estableció un calendario: en diciembre se distribuirían 3.500 chalecos y ya en el mes de febrero otros 5.500, llegando así a 9.000 unidades, es decir, la mitad del total.

Sin embargo, fuentes sindicales de los Mossos d’Esquadra denuncian a El Confidencial Autonómico que el reparto de los chalecos antibala se está produciendo pero con importantes retrasos en la llegada de estas prendas de protección a las distintas unidades de la policía catalana.

No se han entregado los 9.000 previstos

Desde la Unión Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña (USPAC) aseguran que en ningún caso se han entregado todavía, ni de cerca, los 9.000 chalecos que estaban previstos que se hubieran entregado a finales de este mes de febrero.

Una de las razones que los agentes conocen y que ha retrasado la extensión del uso de chalecos interiores entre los mossos es el de las tallas de estas prendas. En semanas recientes distintas unidades de la policía de Cataluña recibieron la visita de los responsables de repartir los chalecos: sin embargo, al ir a asignar las prendas a cada uno de los mossos, se dieron cuenta de que la mayoría de los agentes no tenían chalecos de su talla.

Problemas como este y otros motivos que las fuentes consultadas por ECA ignoran han ido ralentizando el reparto de los chalecos antibala, incluida buena parte de los que estaba previsto que se repartieran durante el mes de febrero. Desde el Sindicato de Mossos d’Esquadra-Comisiones Obreras aseguran que, por ejemplo, los chalecos iban a llegar a las demarcaciones de Tarragona, Lérida y Gerona en el mes de abril, pero ya les han anunciado que llegarán más tarde.

El reparto se extenderá hasta 2017

Los agentes lamentan que se haga este reparto escalonado, además con retrasos en los plazos, cuando además se encuentra activada la alerta antiterrorista tras los atentados yihadistas de Francia. Aunque desde el sindicato USPAC explican que la razón puede ser que, como los chalecos tienen un tiempo de caducidad y deben ser renovados al cabo de unos años, la dirección de los Mossos no quiere que todos los nuevos chalecos “caduquen” a la vez.

En plan que estableció el Departamento de Interior señalaba que los primeros en recibir estos chalecos fueran los agentes destinados en Unidades de Seguridad Ciudadana (USC) -es decir, los que patrullan las calles de las ciudades catalanas-. En primer lugar, se han ido repartiendo a los agentes de seguridad ciudadana del Área Metropolitana de Barcelona y de municipios que rodean la capital de Cataluña.

Más tarde sería el turno de otras unidades, como los agentes de movilidad y los dedicados a labores de escolta, además de los mossos destinados en otras zonas de Cataluña fuera de la provincia de Barcelona, según el plan primigenio del gobierno de Artur Mas. El reparto se extenderá también durante los años 2016 y 2017.

Los sindicatos lamentan que la dirección del cuerpo no les consultara a la hora de adquirir los 17.000 chalecos. “No son de la mejor calidad, cuesta 400 euros cada uno, pero mejor tenerlos todos los agentes a que no los tengan”, asegura a El Confidencial Autonómico un representante sindical. Y es que en un primer momento, cuando se planteó la necesidad de dotar de chalecos interiores a los mossos, se señaló que sólo se hiciera a las unidades más expuestas (como las de seguridad ciudadana o los antidisturbios), e incluso que los agentes costearan una parte.

Finalmente, la presión de los miembros del cuerpo ha conseguido que el reparto alcance a todos los agentes y se haga sin ese “copago” que se planteó. Sin embargo, la inquietud y enfado de los mossos proviene de ese retraso en la distribución de los chalecos antibala.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·