Jueves 08/12/2016. Actualizado 17:56h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

La visita a dos dehesas en Salamanca y el contacto con toreros y ganaderos de la zona, decisivos para que los socialistas catalanes voten contra la abolición de la tauromaquia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En pleno debate sobre la abolición de la tauromaquia en Cataluña, parlamentarios del PSC asistieron a unas dehesas en Salamanca, donde conocieron a importantes toreros y ganaderos de la zona. La visita, impulsada por el secretario general del PSOE en Castilla y León, parece haber surtido efecto en los socialistas catalanes, que votará contra la prohibición de la Fiesta Nacional. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la intención de los socialistas catalanes es votar en grupo a favor de la continuidad de la tauromaquia en Cataluña: "tenemos compañeros que se declaran antitaurinos, pero no ven positivo aplicar leyes restrictivas como la que se está debatiendo en el Parlement", afirma un miembro del PSC que acudió a la visita de las dehesas en Salamanca. La misma fuente, consultada por este confidencial, explica todos los detalles del viaje de los socialistas catalanes hacia Salamanca, y que se produjo exactamente hace ocho días: -- La invitación llegó a la sede del partido a través de una llamada telefónica de Óscar López, secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha: "fue muy discreto, nos explicó el plan y enseguida nos convenció". -- El sábado 27 de febrero, a las 9 y media de la mañana, comenzó la ruta por las dehesas salmantinas: "Salimos hacia la finca de Rollanejo, en Cubo de Don Sancho, donde observamos la cría de toros de Lidia, y tomamos un aperitivo antes de visitar la Villa de los Álamos en Aldehuela de la Bóveda". -- En esta segunda dehesa, los socialistas catalanes compartieron mesa y mantel con alcaldes de la zona, además de con importantes toreros y empresarios, entre los que destacaron los maestros Domingo López Cháves, Javier Castaño, y Salvador Ruano. -- Los asistentes pudieron degustar un plato típico: la morucha. "Es una especie de estofado de ternera, según nos explicaron, y estaba realmente delicioso". Al regreso de esta visita, los socialistas catalanes se encontraron con las sesiones parlamentarias para debatir la abolición de la tauromaquia en la autonomía: "fue volver a la realidad y darnos cuenta de las dimensiones que está tomando este tema. De todas maneras, y pese a alguna intervención esperpéntica -como la de Leonardo Anselmi, que consideraba torturas las corridas pero no los 'correbous'- la última palabra la tendrán los partidos con representación en el Parlament".