Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Polémica de la financiación autonómica

Las balanzas fiscales de Montoro ya están listas: el “España nos roba” se queda en 1.500 millones

Cataluña

Las ha retrasado por las elecciones europeas y las publicará antes del verano. Cataluña no incluye en sus ‘agravios’ el pago del sueldo del rey, del presidente del Gobierno, las Fuerzas Armadas...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristóbal Montoro cumplirá su promesa de publicar las balanzas fiscales de las comunidades autónomas, aunque con varios meses de retraso. Las dará a conocer en junio, y sus números pretenden servir también como un ‘contraataque’ frente al desafío independentista de Artur Mas en Cataluña: el famoso “España nos roba” queda reducido a 1.500 millones.

El ministro Cristóbal Montoro durante un pleno en el Senado. El ministro Cristóbal Montoro durante un pleno en el Senado.

Las balanzas fiscales pretenden, como es conocido, reflejar lo que se recauda por impuestos en cada comunidad y lo que, después, se les ‘devuelve’ en inversiones y fondos de solidaridad.

Fuentes que conocen un adelanto de las cifras, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, explican que los resultados que arrojen estos estudios esconden una clara intención política: responder al eslogan “España nos roba” manejado por los catalanistas.

Aseguran que los datos serán contundentes para desmontar el mito del expolio fiscal catalán. La Generalitat lo cifra en 16.000 millones de euros, pero las balanzas fiscales que ya tiene listas Cristóbal Montoro, y que dará a conocer antes del verano, reducirán considerablemente esa deuda del Estado con Cataluña: se quedará en la décima parte, 1.500 millones.

No incluyen el sueldo del rey, Fuerzas Armadas...

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que las balanzas fiscales revelarán que el Gobierno catalán considera que, dado que las sedes de la mayoría de organismos del Estado se encuentran situadas físicamente en Madrid, ese gasto no beneficia a Cataluña y no los imputa a la región. Así consiguen, precisan expertos en estos estudios, ‘inflar’  los agravios del Estado con la Generalitat.

Hacienda explicará que ese planteamiento carece de toda lógica. Tales recursos son gestionados desde Madrid, pero sus beneficios llegan a todos los ciudadanos españoles, incluidos los catalanes.

Es el caso de conceptos que la Generalitat no computa como el presupuesto de la Casa Real, el destinado a Asuntos Exteriores, el mantenimiento de las Fuerzas Armadas…

Desmontar el eslogan “España nos roba”

Fuentes próximas a Hacienda consultadas por este confidencial dan por supuesto que sus cifras se utilizarán como elemento central del contraataque, que Moncloa lleva preparando desde octubre, frente al desafío independentista de Artur Mas en Cataluña.

Se trata, explican, de desmontar también la lista de agravios que el presidente de la Generalitat presentó hace ocho meses, en un documento de 50 páginas. Aquel informe sobre “deslealtades” del Estado cuantificaba el impacto negativo de los incumplimientos del Gobierno central hacia Cataluña en un total de 9.375,7 millones.

Tres barones regionales en pie de guerra

Según las fuentes consultadas, en Génova tienen ya también identificados a los dos bandos “que van a dar guerra” cuando se conozcan los números.

Los datos de las balanzas fiscales van a resultar incómodos para algunas comunidades concretas porque muestran que reciben más de lo que aportan. Ahí se sitúan, por ejemplo, José Antonio Monago (Extremadura), Juan Vicente Herrera (Castilla y León) y Luisa Fernanda Rudi (Aragón). Los tres líderes, con el presidente extremeño a la cabeza, han presionado en los últimos meses en la línea de paralizar la publicación de los datos.

Sobre la resistencia de Monago en concreto, el ministro Montoro lo tiene claro. Sus ataques a la subida de impuestos, anunciando incluso la rebaja del IRPF y del IVA cultural en su comunidad, y su agresividad a la hora de rechazar el déficit asimétrico o el aborto, son interpretados por el titular de Hacienda como una “estrategia necesaria de Monago para contentar a su socio de Gobierno en Extremadura (IU). Así que, en esta vía, el ministro se muestra convencido de que tiene la situación controlada”, explican.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·