Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Los confidentes de los cooperantes españoles secuestrados en Mali dibujan un escenario desolador: Al Qaeda alargará el cautiverio y tardará en comunicar sus peticiones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después de la liberación de Alicia Gámez, hace ya cinco semanas, nada se ha sabido de las gestiones del Gobierno para traer de vuelta a los otros dos cooperantes. Ante la falta de información por parte del ministerio de Asuntos Exteriores, los compañeros de Albert Vilalta y Roque Pascual han recurrido a sus confidentes en Mali. Las noticias recibidas no invitan al optimismo. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el motivo por el cual el Ejecutivo no ha aportado nuevas informaciones acerca de la liberación de los dos cooperantes de la ONG Barcelona Acción Solidaria se debe a la nueva postura que ha tomado Al Qaeda del Magreb Islámico en el asunto: los terroristas quieren aumentar la tensión en España a través de su silencio. Así lo confirman los periodistas y miembros de otras asociaciones humanitarias que se encuentran en Mali, que ya han transmitido a los compañeros de los cooperantes secuestrados el siguiente mensaje: "Los islamistas tienen una estrategia clara: dejar pasar las semanas sin filtrar datos sobre sus peticiones, y no dar pruebas de vida de los secuestrados, para meter más la presión a los Gobiernos de España, Mali, y Burkina Fasso". Los confidentes sentencian con la siguiente afirmación: "el cautiverio se va a extender bastante más de lo que se piensa en España". Los corresponsales consultados por la ONG explicaron que "ésta es una estrategia que ya ha seguido Al Qaeda en otros secuestros". Así, hace dos años, dos turistas austríacos estuvieron más de ocho meses en manos de los islamistas, que al principio reivindicaron un rescate millonario y la liberación de presos de Al Qaeda detenidos en Argelia y Túnez, para luego dejar de contactar con el Gobierno del país centroeuropeo. "Nos consuelan diciéndonos que esto no quiere decir que les haya sucedido nada malo a Roque o Albert, aunque también nos aconsejan que tengamos paciencia", afirma a este confidencial una voz autorizada de Barcelona Acción Solidaria. La misma fuente explica por qué desde la ONG decidieron hablar con sus contactos en Mali para recabar más datos sobre sus compañeros: "Informativamente hablando, estábamos muertos. Hace casi un mes, la secretaria de Estado de Cooperación nos explicó que decidieron dejar de llamarnos hasta que no exista una novedad importante sobre este asunto". No obstante, esta medida, tomada por el Ministerio que dirige Miguel Ángel Moratinos, no afecta, de momento, a los familiares de Albert Vilalta y Roque Pascual: "hace unos días nos reunimos con ellos y nos confirmaron que cada semana reciben una llamada del Gobierno".