Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

La cooperante catalana Alicia Gámez no quiere hablar a sus compañeros de su conversión al islam: “Por favor, no me preguntéis por eso”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La cooperante Alicia Gámez ha decidido contestar los mensajes de ánimo enviados por sus compañeros y amigos a raíz de su regreso a Barcelona el pasado 10 de marzo. Sin embargo, no ha querido aclarar, ni a su círculo más cercano, si se ha convertido al islam, tal y como aseguró Al Qaeda en su último comunicado. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, Gámez agradeció, a través de correos electrónicos, "el interés y las muestras de cariño" que ha recibido en este tiempo. A la vez, reconoció que "cada día estoy mejor, aunque aún no me siento con fuerzas de salir a la calle. En casa estoy bien". Los amigos de la catalana, "felices por volver a saber de ella", decidieron preguntarle sobre la veracidad del comunicado emitido por los secuestradores dos días después de su vuelta a España, en el que se afirmaba: "Dado que Alicia Gámez se ha convertido al islam, y dado su estado de salud, los muyahidines la han liberado". La respuesta de la cooperante no ha disipado las dudas de sus compañeros. "Por favor, no me preguntéis por eso", pedía Gámez. "Nos dijo que de su 'islaimización' no pensaba decirnos nada. Aseguró que no estaba preparada para eso", explican a este confidencial personas que han recibido el e-mail. Las mismas fuentes apuntan que "Ella afirmó que lo único que quería es que Albert Vilalta y Roque Pascual también sean liberados, y eso era lo único que iba a decirnos del tema del secuestro". Los compañeros de Gámez, "felices" por volver a saber de ella Pese a la opacidad mostrada por la cooperante, sus compañeros de la ONG Barcelona Acción Solidaria creen que la cooperante "pronto estará totalmente recuperada y nos explicará todo". Voces autorizadas de la asociación comentan a ECA que "estábamos algo preocupados por Alicia, su necesidad de estar desconectada de todo no era normal y parece que poco a poco va saliendo del cascarón". La actitud de Gámez, de la que ya se informó en estas páginas, ha cambiado en dos semanas: "el primer paso, conectarse a internet, hablar con nosotros y saber del mundo exterior, ya está hecho. El próximo paso será salir de su casa".