Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Echan de menos una macroencuesta técnicamente bien diseñada

Las encuestas que dicen que Cataluña es nacionalista no son fiables

Cataluña

Expertos concluyen que los sondeos realizados allí constituyen una manipulación técnica. El grado de información de la población sobre la independencia resulta muy bajo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La afirmación de que Cataluña es mayoritariamente independentista constituye una “falsedad instalada en el imaginario colectivo”. Procede de encuestas realizadas con un enfoque sesgado y de su masiva difusión mediática. Es el veredicto que formulan expertos demoscópicos que han realizado sondeos en Cataluña para organismos privados.

Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012. Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012.

Esos expertos, a los que ha tenido acceso El Confidencial Digital, argumentan que buena parte de las encuestas realizadas por la Generalitat y organismos afines se han desarrollado en momentos de exaltación nacionalista, precisamente para lograr el sesgo apetecido, o se han dirigido a colectivos previamente seleccionados  o próximos al nacionalismo.

"Muchos cuestionarios abordaban asuntos complejos con preguntas simples, y en la mayor parte de los trabajos de campo el grado de información de los consultados sobre las cuestiones planteadas era ínfimo o manifiestamente mejorable”, añaden.

Falta una gran macroencuesta fiable

Los analistas echan de menos la realización de un macro encuesta por parte de un consultora independiente, realizada en un momento político-socialy emocional sosegado, que cubra  con suficiente garantía todos los estratos de población de Cataluña.

Consideran, que si se llevara a cabo, podría haber sorpresas, y más aún si se aplica con un cuestionario que obligue a los encuestados a definirse y si se les informa sobre los escenarios adversos y las consecuencias de la independencia.

Está por ver, en fin, si los encuestados elegirían la independencia por encima de todo, cueste lo que cueste, incluso aunque el coste social, político y económico resulte mucho mayor del que se le dice. Es decir, a pesar de que comporte la salida de la Unión Europea y del euro, una transición con altos costes políticos, sociales y económicos, y el riesgo de aislamiento internacional.

Demoscopia resbaladiza

En el sector de empresas de  sondeos y estudios de opinión y mercados crece la sospecha de que en Cataluña la demoscopia transita por terreno resbaladizo, sobre todo desde el estallido de la deriva soberanista en 2012.

El rosario de encuestas de los últimos dos años básicamente se centran en la población más nacionalista, mientras que no se atiende a la mayoría silenciosa, la que no es nacionalista.

Los expertos consideran altamente improbable que se haya producido ese giro de 180 grados en el sentimiento nacionalista de  la mayoría de los catalanes.

Porcentajes no representativos

Basan su análisis en las elecciones autonómicas de los últimos veinte años, que pueden considerarse el mejor termómetro sobre la pulsión independentista. Esos comicios muestran que, desde 1980 hasta las últimas regionales, el independentismo en sentido amplio nunca bajó del 37%, y alcanzó el 54% en el momento más nacionalista, en 1992, año de exaltación con las Olimpiadas de Barcelona.

Sin embargo, esos porcentajes no serían totalmente representativos, puesto que no se trata de un voto firme e informado, sino que es el agregado bruto, o sea, la suma de votos de todos los partidos del espectro nacionalista, que no es todo él independentista ni de la misma manera: CiU,  ERC, SI y CUP. No se suma IU, que transita un terreno no claro, aunque la deriva nacionalista también ha afectado a su electorado.

Tampoco el apoyo a CiU es homogéneo, puesto que no todos sus votantes son partidarios de la independencia. Y no todos los son de la misma manera ni con la misma radicalidad: un alto porcentaje, del 30% o del 40%, son posibilistas cuando se apunta la alternativa de un Pacto Fiscal para Cataluña o una autonomía reforzada.

Alineados y alienados

Según los sociólogos consultados por ECD, en una población sometida a un bombardeo de mensajes sostenido y sistemático en el tiempo, mensajes simples, rozando lo infantil, como es el caso del “España ens roba”, tales eslóganes se convierten en una verdad incontrovertible y socialmente admitida, un dogma de fe, al que es casi imposible dar la vuelta.

Eso, combinado con el magistral manejo del victimismo por parte del nacionalismo catalán y con la fijación del enemigo, otro, culpable de los males de Cataluña, que “es siempre Madrit”, consigue que una parte significativa de la sociedad se convierta en alineada y alienada en pos de la bandera que se exhiba a la calle. Si sacas la estelada tiene ya un millón detrás dando voces, explican.  

A ello hay que sumar la inestimable colaboración de  los medios. No solo TV-3 y sus siete canales públicos y radios públicas, sino también los grandes periódicos regionales.

Bajo grado de conocimiento

Sondeos privados, no publicados, revelan que el grado de información y el “conocimiento informado” de la población catalana sobre la cuestión de la independencia resulta muy bajo.

Casi toda la información que dicen tener los encuestados procede de lo que les trasladan determinados medios, singularmente TV-3, y especialmente de los mensajes de la Generalitat y de los partidos y organizaciones nacionalistas, a los que se presta una fe ciega y una “credibilidad acrítica”.

En esos estudios, los encuestados repiten mecánicamente los slogans de la Generalitat, tales como: “Pagamos más de lo que recibimos del Estado”, “Cataluña sería más rica sin España, habría mejores servicios públicos y menos impuestos”, “Las pensiones serían más altas y no tendríamos paro”  

Si las preguntas incluyen, entre los costes de la separación de España, la salida de la Unión Europea o del euro, casi la mitad de los independentistas pierden la fe en sus convicciones. Si en el cuestionario se les ofrece alternativa, se pasan automáticamente a una autonomía reforzada o a una fórmula federal plena para Cataluña.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·