Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Los partidos independentistas lanzan otro referéndum

Qué ha hecho la Generalitat de Cataluña con las urnas de cartón del 9-N

No están almacenadas en el Departamento de Gobernación: quedaron en los colegios y puntos de votación, y algunas fueron recicladas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los partidos y entidades independentistas catalanes (además de Ada Colau) se reunieron antes de Nochebuena en lo que han rebautizado como “Pacto Nacional por el Referéndum”, para impulsar una votación vinculante sobre la secesión de Cataluña. Esta cumbre ya se celebró antes de la convocatoria de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

Oriol Junqueras (ERC), de voluntario en una mesa de la consulta independentista del 9-N. Oriol Junqueras (ERC), de voluntario en una mesa de la consulta independentista del 9-N.

La conclusión de la cumbre soberanista fue algo ambigua. Por un lado, ERC y la CUP mantienen como irrenunciable la celebración de un referéndum, antes de septiembre de 2017, con el que los catalanes decidirían de forma definitiva si quieren convertirse en un estado independiente.

Por el otro, Ada Colau consiguió convencer a Puigdemont para que la Generalitat y el Partit Demócrata de Catalunya se vuelquen en los próximos meses en tratar de conseguir un acuerdo con el Gobierno de España, para evitar la vía unilateral que hasta ahora proclamaban como única posibilidad.

Eso sí, la intención expresa del gobierno catalán es continuar con los preparativos para realizar ese referéndum, en paralelo a la posible negociación con el Gobierno de Mariano Rajoy. Incluso ha elegido un “comité ejecutivo” de ocho miembros para promocionar y explicar esa votación sobre la independencia de Cataluña.

La situación guarda semejanzas con los años 2013 y 2014. A finales de 2013 Artur Mas, con el acuerdo de los partidos independentistas, anunció la convocatoria de una consulta vinculante para el 9 de noviembre de 2014; pidió a las Cortes Generales la competencia para celebrarlo, se le denegó pero finalmente celebró el referéndum a pesar de la anulación por parte del Tribunal Constitucional.

Urnas de cartón elaboradas en la cárcel de Lérida

El Confidencial Autonómico ha contactado con la Generalitat de Cataluña para saber si guarda, y si por tanto podrían usarse para esta nueva consulta, las urnas que se utilizaron en la votación del 9-N de 2014.

Hay que recordar que para esa consulta, luego llamada “proceso participativo”, el gobierno de Artur Mas y su Departamento de Gobernación encargaron al Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE) de la cárcel de Ponent, en Lérida, y a los presos que trabajan en él la elaboración de las papeletas, las hojas de censos y las propias urnas que se colocaron en los puntos de votación.

La entoncesa consejera Joana Ortega llegó a presentar en público las urnas: elaboradas con cartón (y mucho más baratas que las que se suelen utilizar en las elecciones), tenían una ventana de plástico transparente para ver las papeletas depositadas.

Dos años después de esa consulta, y cuando la Generalitat de Cataluña plantea “referéndum o referéndum” (en palabras de Carles Puigdemont), ECA ha podido saber que el ejecutivo catalán no tiene controladas esas urnas.

No las guarda el gobierno catalán

Las urnas no están guardadas y almacenadas en ningún local o dependencia del Departamento de Gobernación, que fue el encargado de la organización del 9-N. Así lo asegura un portavoz de la consejería que ahora dirige Meritxell Borràs.

Desde el Departamento de Gobernación insisten en la versión que dio la Generalitat tras el 9-N: la ejecución final del “proceso participativo” quedó en manos de los voluntarios que se inscribieron en la organización, y no en las del gobierno autonómico. Aunque, tal y como se desveló en estas páginas, los coordinadores de esos voluntarios en las distintas comarcas y ciudades de Cataluña eran alcaldes y diputados de CiU y también cargos intermedios de la administración autonómica.

Por ello, las urnas de cartón de la consulta independentista del 9 de noviembre se quedaron en los colegios y otros edificios que sirvieron de puntos de votación. La Generalitat de Cataluña no las recogió a posteriori, por lo que en algunos colegios, según las fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico, se les dieron “otros usos”, o incluso se reciclaron. En todo caso, no están actualmente en manos del gobierno de Carles Puigdemont para poder ser utilizadas en esta nueva consulta que plantea para 2017.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·