Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Además de los problemas de Artur Mas y Junqueras en sus partidos

El independentismo está desapareciendo de las prioridades de los catalanes

Cataluña

Las encuestas colocan en primera posición las demandas de: trabajo, prestaciones sociales, pensiones dignas, educación y sanidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las ansias independentistas empiezan a decaer entre las urgencias de los catalanes, desplazadas por demandas más sociales. A ello se suman las grietas en los partidos soberanistas, donde los liderazgos de Artur Mas y de Oriol Junqueras se hallan en entredicho, además del mordisco electoral de Podemos que les amenaza.

Artur Mas y Oriol Junqueras. Artur Mas y Oriol Junqueras.

Las prioridades del electorado catalán están cambiando, y así empiezan a reflejarlo los últimos sondeos. Según fuentes de Sigma 2, consultadas por El Confidencial Digital, ese giro aparece ya en algunas encuestas.

"Lo que apuntan las encuestas en las preguntas cerradas, las que obligan a la gente a definirse, es que primero quieren trabajo, prestaciones sociales, pensiones dignas, educación y sanidad, mientras que la independencia pasa a segundo plano. Ya no la ven como algo inmediato, y, atención, ni fácil”, explican.

Pueden perder un 30% del electorado

De acuerdo con esas fuentes demoscópicas, ahora, la independencia ya no es la panacea. El mito nacionalista no tira lo mismo que hasta aquí. Por ello, “si los partidos nacionalistas no siguen con la agitación permanente, durante los próximos seis meses se les puede ir un 30% del electorado”.

A esa situación se suma la irrupción de Podemos, que recoge apoyos en el independentismo radical, sobre todo de Esquerra. Con una intención de voto del 20%, amenaza con reventar la mayoría soberanista. Y también la subida de Ciutadans, que puede ser mayor de la que se barrunta.

Con una tenaza así, de Podemos y Ciutadans, no habrá mayoría independentista en el Parlament. Como máximo, todo aboca a un parlamento partido en dos, al 50%, entre soberanistas y españolistas.

Problemas para Mas y Junqueras

Por si fuera poco, el frente político soberanista catalán se agrieta. Oriol Junqueras no está seguro dentro de su propio partido, y Artur Mas no ha conseguido sacudirse el lastre del escándalo Pujol.

Hasta hace dos meses, el bloque independentista se mostraba férreo. La convocatoria de elecciones plebiscitarias para septiembre de 2015 pareció dar el respaldo definitivo. Pero el edificio tiene ya grietas, y no cualquier grieta. Los roces entre Junqueras y Artur Mas son cada vez mas agrios y notorios, y los dos sufren problemas en su propio partido.

Fuentes de ambas formaciones, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, confirman que tanto en CiU como en Esquerra existen movimientos que cuestionan el liderazgo de Junqueras y de Mas.

Refundación de Convergencia

Por lo que se refiere a Convergencia, hay más que rumores, porque se están moviendo militantes muy veteranos y con cargos destacados. Estos dirigentes ven que Artur Mas no es hoy garantía de refundación de Convergencia: se encuentra muy salpicado por el descrédito del caso Pujol.

En cuanto a Esquerra, Junqueras se ha quemado en el intento de arrastrar a Mas a su hoja de ruta y ahora no está firme en el liderazgo. Le acusan de empeñarse tanto en la independencia que están corriendo el riesgo de no lograr eso y de no ganar tampoco la Generalitat. Su liderazgo está cuestionado y Joan Ridao, que vuelve aparecer entre bambalinas, puede moverle la silla.

En este panorama, sobrevuela también el escándalo de la familia Pujol, donde caben más sorpresas. Pujol padre se muestra nervioso y amenaza ya públicamente con que no tolerará que “nadie toque a sus hijos”. Una advertencia que no deja fuera a nadie, incluidos Artur Mas, la justicia y todo el que tenga algún poder, según el lenguaje que suele emplear el viejo líder.

El mordisco de Podemos

Con todo, la peor amenaza para el soberanismo es que algunas encuestas apuntan ya que el 'mordisco electoral' de Podemos impedirá la mayoría nacionalista en el Parlament.

Podemos ha deslizado dos mensajes que pueden hacer mucho daño al nacionalismo, tal como sugirió Pablo Iglesias en su mitin de Barcelona: 1) que la prioridad son las necesidades de la gente, y no la soberanía; 2) que los partidos corruptos (se entiende CiU)  no pueden dirigir un país ni diseñar la hoja de ruta de nada, y tampoco los partidos que les acompañen, aunque sean de izquierdas (se entiende Esquerra).

El mensaje transversal y prioritario de Pablo Iglesias sobre las urgencias de la gente por delante de la independencia, cala ya en Cataluña, según las encuestas citadas. Podemos podría arrasar en el escenario político catalán si impone el mensaje de que “primero están la necesidades y carencias del pueblo, y el famoso derecho a decidir ya se verá”. Justo al revés que los nacionalistas.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·