Jueves 08/12/2016. Actualizado 17:56h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

El partido que se opone a “la instalación de inmigrantes musulmanes” en España, inicia su campaña para las autonómicas de 2010 repartiendo 40.000 folletos en Badalona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El partido Plataforma per Cataluña, dirigido por el ex militante de Fuerza Nueva Josep Anglada, ha decidido iniciar su campaña electoral de cara a las elecciones autonómicas de 2010 repartiendo 40.000 folletos contrarios a la inmigración en los barrios más precarios de Badalona. A pesar de tener ya centros en Barcelona y L´Hospitalet, la formación política ha decidido iniciar su campaña en Badalona, donde residen 34.000 inmigrantes, que representan casi el 30% de los habitantes de la ciudad. En estos pasquines, la agrupación pide el voto de todos aquellos vecinos a los que no les guste compartir sus calles con extrajeros. Varias organizaciones de inmigrantes musulmanes y paquistaníes han calificado los folletos repartidos como xenófobos, y afirman sentirse amenazados y perseguidos. Acusan al partido de Anglada de promover el racismo a través de la manifestación 'anti-mezquitas' que ha convocado para septiembre u octubre, o con promesas electorales como la creación de un 'permiso de residencia por puntos '. Otras iniciativas ideadas por Plataforma per Cataluña, y que han provocado quejas airadas en la población extranjera, son las siguientes: -- Aplicar tasas municipales más elevadas a los comercios extranjeros para evitar, según el partido de Anglada, "la escandalosa fuga de capitales a sus países de origen". -- Anular cualquier partida de gasto público destinada a políticas que favorezcan la inmigración. -- Ayudar a las empresas privadas o corporativas que establezcan la preferencia de los españoles en el acceso un puesto de empleo. -- Exigir al gobierno central que destine más efectivos a la custodia y vigilancia de las fronteras. A pesar de este tipo de medidas, Plataforma per Catalunya, en su programa político, asegura no ser contraria a la inmigración. No obstante, afirman no aceptar "la instalación de inmigrantes musulmanes en nuestro país". Este fenómeno según ellos, "puede suponer a largo plazo una clara amenaza para nuestra cultura".