Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Un partido político de inspiración islámica, con sede en Granada y Asturias, prepara su ‘desembarco’ en Madrid y Barcelona liderado por mujeres

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Partido Renacimiento y Unión de España (PRUNE), una plataforma política ligada al islam, espera abrir sedes por todo el territorio nacional antes de las elecciones municipales de 2011. En enero, se inaugurarán en Madrid y Barcelona, y estarán dirigidas por mujeres. De momento, el PRUNE tan sólo tiene representación en Granada y Asturias, únicas dos provincias en las que ya se ha establecido una delegación. Pero los impulsores de esta plataforma esperan haber abierto muchas otras de cara a los comicios municipales de 2011. Las próximas aperturas serán en Madrid y Barcelona, donde ya se está preparando la infraestructura necesaria para el 'desembarco' del partido. Aún se desconoce la fecha exacta, pero está prevista para enero de 2010. Lo que ha podido saber El Confidencial Digital es que estas delegaciones estarán dirigidas por mujeres. Un dato significativo sobre el 'aperturismo' del PRUNE, ya que existe la creencia popular de que en el islam es el hombre el que 'manda'. El partido ha sido acusado por varias organizaciones de ser un "títere" de otros gobiernos -principalmente, el marroquí-, una afirmación que desde el PRUNE niegan rotundamente: "No pertenecemos a ningún gobierno ni somos marionetas de nadie" asegura a El Confidencial Digital Mostafa Bakkach, portavoz oficial del partido. "Acatamos y respetamos profundamente la Constitución española, nuestro objetivo es el bienestar de nuestro país, España" indica Bakkach a este confidencial. El PRUNE aspira a representar tanto a los musulmanes como a todos los inmigrantes que residen en España, "sean latinos, árabes, asiáticos, africanos o europeos". De hecho, la estructura del partido está divida en áreas étnicas dedicadas a distintos colectivos. Cada área estará dirigida por cinco personas de ese colectivo -por ejemplo, senegaleses-, que analizarán las problemáticas sociales a las que se enfrenta cada grupo.