Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Dos de cada tres personas llamadas a las urnas no acudieron

Más de dos millones de catalanes participaron en la consulta sobre la independencia

Cataluña

Un juez de Barcelona apunta que Mas y los consejeros de Interior y Educación podrían haber cometido desobediencia y malversación de caudales públicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La jornada de “participación ciudadana” sobre la secesión de Cataluña organizada por la Generalitat atrajo a algo más de dos millones de personas, de los más de seis millones que podían participar en el proceso diseñado por el gobierno de Artur Mas. Eso significa que casi dos de cada tres residentes en Cataluña llamados a votar no acudieron a las urnas.

Votación en un colegio de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Votación en un colegio de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Según los datos que ofreció en la noche del 9 de noviembre el gobierno catalán, alrededor de 2.250.000 personas acudieron a los 1.317 puntos de votación habilitados por la Generalitat para participar en el llamado “proceso de participación ciudadana” a pesar de la suspensión de esta votación decretada por el Tribunal Constitucional. Esa estimación de 2,25 millones era con el total, ya que con el 88,44% escrutado, la cifra exacta era de 2.043.226 participantes.

Aunque no había un censo, y por tanto no se puede determinar exactamente cuántas personas estaban llamadas a las urnas, podían participar todos los españoles residentes en Cataluña mayores de 16 años (5,4 millones) y los extranjeros con residencia en esta comunidad (unos 900.000). Según el Instituto Nacional de Estadística, en Cataluña viven 6.228.531 personas nacidas antes de 1998, y por tanto con derecho a participar en esta votación.

Por lo tanto, sólo un 36% de los convocados por el gobierno de Artur Mas acudieron a depositar su papeleta en esta votación sobre si los catalanes quieren formar un estado independiente. Por contra, un 64% no votó en la consulta del 9-N; es decir, casi dos de cada tres catalanes ignoraron el “proceso de participación ciudadana”.

Tanto Artur Mas como el resto de partidos soberanistas definieron como un “éxito total” las cifras de participación alcanzadas.

Cabe señalar, como comparación, que en las elecciones autonómicas de 2012 -que Artur Mas convocó con el objetivo de iniciar el proceso político hacia el referéndum- la suma de votos de los partidos que han apoyado la consulta, es decir, CiU, ERC, ICV y CUP, alcanzó los 2.100.523.

Más del 80% para el “Sí-Sí”

En cuanto a los resultados de los votos emitidos, el “Sí-Sí” -sí a que Cataluña sea un estado, y sí a que sea independiente- ganó por un contundente 80,72%, con 1.649.239 papeletas (siempre con el dato del 88,44% escrutado).

El “Sí-No” (opción que eligió, por ejemplo, el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, o el de Iniciativa per Catalunya, Joan Herrera) tuvo el apoyo de 206.599 catalanes, el 10,1% de los que se acercaron a las urnas. Esta opción es la que algunos dirigentes políticos, como Duran, defendían para dejar abierta la puerta a una Cataluña como estado dentro de una España confederal.

Por último, según la Generalitat 92.939 catalanes marcaron el “No” en su papeleta, lo que supone el 4,59% de los sufragios emitidos. El porcentaje tan bajo ya se suponía, habida cuenta de que la mayoría de los contrarios a la independencia también rechazaban la celebración del referéndum y no participaron en él.

Desobediencia, prevaricación y malversación

Finalmente no hubo ninguna orden judicial a las fuerzas de seguridad para retirar urnas, precintar locales o cualquier otra medida que impidiera la votación. A pesar de que algunos ciudadanos catalanes presentaron denuncias, los jueces que emitieron autos no decidieron tomar medidas cautelares contra la consulta independentista.

Eso sí, el auto emitido por el titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Barcelona sí tiene mayor recorrido jurídico. Al resolver sobre las denuncias interpuestas por el portavoz de UPyD en Cataluña, Ramón de Veciana, y los concejales del PP en Espluges, Marcos Sánchez, y de Plataforma per Catalunya en Igualada, Roberto Hernando, el magistrado apunta a que “las responsabilidades penales podría extenderse a diversos tipos penales”.

Este juez de Barcelona -que rechazó incautar las urnas por considerarlo “desproporcionado”- señala que los delitos que podrían haber cometido Artur Mas y sus consejeros de Interior, Ramón Espadaler (por movilizar a los Mossos), y Educación, Irene Rigau (por ceder colegios públicos), serían tres: “Desobediencia a la autoridad judicial por parte de funcionario administrativo, prevaricación y malversación de caudales públicos”.

Esos delitos los habrían cometido aquellas autoridades que hubieran actuado contraviniendo los dispuesto por resolución del Tribunal Constitucional, incluidos también los funcionarios públicos que hayan actuado contra la suspensión de la consulta.

En su auto sobre las denuncias interpuestas por UPyD y dos ediles del PP y PxC, el magistrado aclara que “la cuestión de fondo que se plantea resulta de competencia única y exclusiva del Tribunal Constitucional”. Además, recuerda que las personas que han sido denunciadas (Mas, Espadaler y Rigau) son diputados del Parlament y miembros del gobierno de la Generalitat, por lo que correspondería al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña juzgarlos si fuera el caso.

Aunque rechazó adoptar medidas cautelares para frenar la votación, el juez señaló en su auto que “las conductas que pudieran tener trascendencia penal deben ser y serán investigadas por los órganos de la Administración de Justicia que resulten competentes”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·