Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

“No estamos preparados para prevenir atentados como el de Detroit”. Policías que trabajan en El Prat denuncian graves problemas de Seguridad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ni la inauguración de la T-1, ni el atentado fallido de Detroit, han propiciado una mejora de la seguridad en el aeropuerto de El Prat. Los policías que trabajan en la terminal han transmitido a Aena la falta de medidas suficientes ante posibles amenazas. "En la antigua terminal teníamos sólo un carrito para pedir los pasaportes y los permisos de residencia a los pasajeros extranjeros, y la cosa no ha mejorado mucho en la T-1". Estas palabras pertenecen a una voz autorizada de la Policía Nacional que trabaja en el aeropuerto de El Prat. La misma fuente, consultada por El Confidencial Autonómico, detalla las carencias en materia de seguridad que presenta la nueva terminal: --Se han creado espacios para llevar a cabo ocho filtros policiales en diferentes puntos del aeropuerto, pero sólo están operativos tres. --La zona de 'Internacional', con vuelos a países no pertenecientes a la UE, es la menos vigilada. Existen controles de aduanas dentro de la terminal, pero no fuera. Los trabajadores y comerciantes en esa zona entran al aeropuerto a través de dos puertas mecánicas que se abren desde el interior. Uno de esos accesos no está vigilado, por lo que muchas personas se 'cuelan' sin haber presentado su documentación a los agentes. --Los arcos detectores de metal instalados en la T-1 no son de última generación. Han puesto los mismos que llevan usándose desde hace diez años. --Las personas que 'pitan' al pasar por debajo de los detectores son cacheados por vigilantes de seguridad contratados por el aeropuerto, y no por los policías. Según ha podido saber este confidencial, los agentes consideran que la seguridad en el aeropuerto "es tan precaria" que lo hace vulnerable: "No estamos preparados para prevenir intentos de atentado como el de Detroit". A pesar de las recomendaciones procedentes de la Agencia para la Seguridad del Transporte estadounidense a raíz de este atentado fallido, los policías del Prat no han recibido ninguna consigna por parte de sus superiores: "seguimos como siempre, aunque ahora cada dos días se pasan por aduanas un par de guardias civiles".