Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Diputados y senadores de CiU echan el freno a la deriva independentista en Cataluña

Cataluña

En sus conversaciones con otros parlamentarios, reconocen que ERC se está llevando el rédito político del proceso liderado por Artur Mas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aunque el órdago independentista del gobierno catalán y de sus socios ya se ha concretado en una fecha y unas preguntas para el referéndum, en los últimos meses también ha recibido varios reveses importantes: oposición de las instituciones europeas, rechazo de importantes empresarios... Todo esto está provocando un cambio en los parlamentarios que CiU tiene en el Congreso y en el Senado, que ahora se muestran más partidarios de llegar a un pacto.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.

El pasado 12 de diciembre, Artur Mas compareció, rodeado de los representantes de CiU, ERC, ICV, EUiA y CUP, para anunciar su pretensión de celebrar una consulta el 9 de noviembre de 2014 en la que se preguntaría a los catalanes si quieren convertirse en un estado, y en caso afirmativo, en un estado independiente.

De esta forma, las formaciones partidarias de llevar a cabo un referéndum formalizaban su desafío al Estado. Aunque pudiera parecer que este paso hacía ya irreversible el proceso, desde entonces se han sucedido los reveses y movimientos en contra de la celebración de la consulta.

A ver a quién le da más vértigo”, declaró el presidente del Gobierno para referirse a su negativa a negociar con Artur Mas ninguna cesión sobre la soberanía nacional.

Ya no ven irreversible el proceso independentista

Dos meses y medio después de ese anuncio público de la fecha y las preguntas de la consulta, a quién le empieza a entrar “vértigo” es a los diputados y senadores que Convergència i Unió tiene en las Cortes Generales.

Fuentes de distintos grupos parlamentarios reconocen a El Confidencial Autonómico que desde hace un tiempo, a los diputados y senadores de CiU “se les ve cansados” de la tensión sobre la celebración -o la prohibición- del referéndum para decidir si Cataluña se segrega de España.

Si bien antes estos mismos parlamentarios nacionalistas catalanes veían el proceso independentista como algo “irreversible”, y así se lo trasladaban a los diputados y senadores de otros grupos, su actitud ha cambiado últimamente.

“Ven que han corrido demasiado”, explica a ECA un senador que tiene contacto frecuente con representantes del partido de Artur Mas. Por eso, en las últimas semanas en sus conversaciones privadas insisten en la necesidad de llegar a un pacto.

Se trataría, en definitiva, de que el Gobierno de Mariano Rajoy y el ejecutivo catalán alcancen un acuerdo que satisfaga algunas de las peticiones que hacen los partidos catalanes y sus votantes (una mejor financiación, por ejemplo, o un trato singular en otros aspectos más políticos) y que permita frenar la deriva independentista, que se podría radicalizar si la Generalitat persiste en su intención de convocar un referéndum y el Estado impide su celebración.

ERC se beneficia de la tensión

Este cambio de actitud se debe a los acontecimientos que se han sucedido en los últimos meses, y que en su mayoría han supuesto duros reveses para las pretensiones independentistas.

A las declaraciones de los máximos dirigentes de la Unión Europea, como José Manuel Durao Barroso, afirmando que una Cataluña separada de España quedaría fuera de la UE, se han unido ahora las voces de algunos empresarios -primero extranjeros, más tarde catalanes- alertando de los riesgos que supondría la independencia para la actividad económica.

Los diputados y senadores de CiU en las Cortes añaden otro argumento, este de carácter electoral. Según han confesado a otros parlamentarios, consultados por El Confidencial Autonómico, en Convergència i Unió se está extendiendo el temor a que este órdago independentista les pase factura en las urnas.

Según explican, cada vez tienen más claro que -a la luz de las encuestas- quien va a conseguir rédito político no es CiU, sino sus socios de Esquerra Republicana de Catalunya, a quien algunos sondeos colocan como partido más votado en las próximas elecciones autonómicas.

De ahí que ahora estos parlamentarios nacionalistas catalanes en Madrid quieran “reconducir” la situación, logrando un pacto que descarte el referéndum independentista y permita “salvar la cara” al gobierno de la Generalitat.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·