Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Ceuta y Melilla

Proponen la readmisión de los inmigrantes en dos días

Guardias civiles piden cambiar la Ley de Extranjería para frenar los asaltos a Ceuta y Melilla

Ceuta y Melilla

Aseguran que no es suficiente con la inclusión de la “devolución en caliente” en la nueva Ley de Seguridad Ciudadana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este mes de febrero entra en vigor la Ley de Seguridad Ciudadana que, entre otras novedas, legaliza el “rechazo en frontera” de los inmigrantes sin papeles que tratan de entrar en Ceuta y Melilla saltando las vallas o llegando a nado a sus playas. Guardias civiles que protegen la frontera española celebran el avance pero lo ven aún insuficiente.

Un grupo de inmigrantes sin papeles intenta entrar en España rodeando la valla de Ceuta hasta el mar. Un grupo de inmigrantes sin papeles intenta entrar en España rodeando la valla de Ceuta hasta el mar.

Durante muchos años, la polémica por lo que algunas ONG y partidos políticos llaman “devoluciones en caliente” ha salpicado periódicamente la actuación de la Guardia Civil para tratar de frenar la entrada de inmigrantes irregulares en las vallas que protegen las dos ciudades españolas del norte de África.

Desde la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) han defendido reiteradamente que si se aplicara el procedimiento acelerado de readmisión, recomendado por la UE, y se interpretara -como hizo la fiscalía- que ser interceptado en la valla o en la playa por agentes de la Guardia Civil no es “haber entrado” en territorio español, sino “intentar entrar”, por lo que se podía devolver de forma acelerada a los inmigrantes indocumentados.

Rechazo en frontera o readmisión

“Los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta y Melilla mientras intentan superar en grupo los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España”: así reza el nuevo articulado de la Ley de Seguridad Ciudadana, que entra en vigor en este mes de febrero, y que según el Gobierno y el PP soluciona las lagunas legales, mientras que para grupos de la oposición consagra las “devoluciones en caliente”, que consideran contrarias al derecho internacional.

Fuentes de la asociación Aprogc en Melilla aseguran a El Confidencial Autonómico que entre los agentes de la Benemérita en las dos ciudades autónomas se interpreta como un avance esta inclusión en la Ley de Seguridad Ciudadana del rechazo en frontera.

Sin embargo, discrepan del Gobierno en el camino elegido: “El Gobierno ha optado por el camino de regular el rechazo en frontera, nosotros pedimos que se aplique la readmisión”. El procedimiento acelerado de readmisión implica que cuando las fuerzas de seguridad intercepten a una persona que trata de entrar de forma ilegal en España, le pueden dar unos primeros auxilios y cuidados, para ponerla en un paso fronterizo de vuelta a Marruecos en un plazo máximo de 48 horas.

Desde Aprogc consideran que lo mejor sería contemplar en la legislación la readmisión. Por ello piden que, además de esta mención en la Ley de Seguridad Ciudadana, se reforme la Ley de Extranjería para añadir un cuarto supuesto entre los procedimientos por los que se impide la entrada de un inmigrante ilegal en España.

“Si se incluyera la readmisión en la Ley de Extranjería, no habría ya ninguna duda”, aseguran desde esta asociación de miembros de la Guardia Civil.

Los motivos de las nuevas oleadas

Sobre los asaltos a las vallas de Ceuta y Melilla en los últimos días, desde Aprogc aseguran que no se puede establecer una relación directa entre los cambios legislativos que entrarán en vigor en unos días y esta intensificación de la presión migratoria.

“Los saltos suelen ser en verano, con mejor tiempo”, afirman las fuentes consultadas por ECA, que también añaden que puede ser que las mafias inciten ahora los saltos para evitar que pronto la reacción podrá ser distinta: “Pero nunca llegaremos a comprender las mafias: lo que está claro es que mientras tengan éxito, seguirán enviando a inmigrantes”.

Con altibajos, los guardias civiles destinados en Melilla aseguran que la presión en las vallas es constante desde hace un año, y aunque en los últimos meses la situación parecía más relajada, no se han retirado las medidas excepcionales que incluyen la presencia de 180 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) llegados desde la Península para reforzar la protección en la valla.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·