Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Ceuta y Melilla

La Unidad Militar de Emergencias prepara un simulacro de tsunami en Melilla. Participarán 150 efectivos y 40 vehículos, además de Guardia Civil, bomberos y sanitarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Unidad Militar de Emergencias estará encuadrada dentro del operativo organizado esta semana en Melilla para realizar un simulacro de terremoto y posterior tsunami. El objetivo es impulsar la coordinación y las vías de comunicación con el resto de agentes de la zona, Guardia Civil, bomberos, Protección Civil, personal sanitario e incluso los cuarteles militares de la ciudad autónoma. Efectivos de la UME ya se encuentran en Melilla analizando datos técnicos de la ciudad y conociendo las localizaciones donde tendrá lugar el simulacro. Se desplazarán hasta allí desde Sevilla cerca de 150 efectivos del II Batallón de Sevilla (BIEM II), acompañados de 40 vehículos. La operación consistirá en simular un terremoto en el mar de Alborán -Estrecho de Gibraltar- que generará un tsunami e inundará la ciudad de Melilla. Guardia Civil, Policía, bomberos, Protección Civil, personal sanitario, Fuerzas Armadas y UME iniciaran las 'tareas' de rescate y salvamento, apoyados por multitud de vehículos y soporte técnico. Además de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en el ejercicio también estarán presentes los entes autonómicos Ingesa, Comgemel, los Servicios Operativos de la Ciudad Autónoma, y los ministerios de Fomento y Medio Ambiente. La UME había participado en un simulacro de incendio forestal en Ceuta el pasado mes de marzo, y por aquel entonces, las autoridades de Melilla se interesaron en organizar un ejercicio relacionado con incidentes de agua, como tsunamis, maremotos o inundaciones. La intervención de la Unidad Militar de Emergencias se circunscribe a una situación de alerta por catástrofe natural de nivel 2. En el caso de Melilla se trabajará en dos supuestos: un seísmo en el mar de Alborán que pudiera provocar un tsunami en el litoral melillense así como inundaciones a causa del desbordamiento de ríos, como ya ocurrió en el año 1985.