Sábado 27/05/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Será necesario para aprobar todas las titulaciones

Alertan de una posible fuga de alumnos en la Universidad de Castellón por exigir el valenciano

Los profesores destacan que en algunas titulaciones hasta el 44% de los estudiantes proceden de fuera de la comunidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El próximo mes de enero el Consejo de Gobierno de la Universidad Jaume I de Castellón aprobará un plan para establecer un nuevo requisito para aprobar las titulaciones: acreditar el conocimiento de la lengua valenciana. Esa medida ha puesto en alerta a los profesores, que temen una fuga de alumnos.

Alumnos graduados a la Universidad Jaume I de Castellón. Alumnos graduados a la Universidad Jaume I de Castellón.

Tal como contó El Confidencial Autonómico el pasado jueves 22 de diciembre, el Consejo de Gobierno tiene previsto aprobar en enero que, para todas las carreras, se exija el valenciano y el inglés, lo que ha generado una “gran crispación”, según fuentes internas de la Universidad Jaume I.

“Si se aprueba por el Consejo de Gobierno que el valenciano y el inglés sean necesarios para obtener el título en todas las carreras, es previsible que haya una fuga de alumnos y que otros opten por no venir a esta universidad”, ha expresado un profesor universitario a ECA, aclarando con ironía que “ahora ya hemos notado una disminución de alumnos, y tal vez el Rector piensa que atraerá más alumnos exigiendo valenciano”.

Y es que según las fuentes consultadas, en la Universidad Jaume I de Castellón estudian alumnos de 37 provincias, y en alguna titulación el 44% de los alumnos no procede de la Comunidad Valenciana.

Puesto que ninguna universidad ni valenciana, tampoco de Cataluña con el catalán, exigen esos idiomas, “el rectorado debe calibrar el más que posible riesgo de fuga de alumnos, incluso de los que vienen de Cataluña, Valencia o Alicante, por no hablar de lo que proceden de Cuenca, Zaragoza o Murcia”, aseguran profesores de esta universidad.

Una universidad pionera y dinámica

En esta universidad pública -con 13.000 alumnos, 31 titulaciones y 45 másters, y que este año cumple 25 años de su creación en 1991- se imparte el Grado de Diseño y Desarrollo de Videojuegos desde 2012, y fue la primera universidad pública española que ofertó estos estudios. El 44% de los alumnos de esta titulación procede de otras comunidades autónomas.

Por otra parte, y citando fuentes del Vicerrectorado de Estudiantes, en titulaciones como Medicina, con 80 plazas y que comenzó en 2015, hubo 367 preinscripciones en su primer año, procedentes de la Comunidad Valenciana, pero también de Cataluña, Aragón, Madrid, Canarias, Galicia o Andalucía.

En las titulaciones mencionadas hay un elevado número de alumnos de otras provincias y comunidades autónomas, pero también en Criminología o Enfermería, y también en Ingeniería, que gozan de prestigio y “tirón” en toda España, con un 27,9% de alumnos no castellonenses.

“Asombra que conociendo estos datos y presumiendo siempre de que atraemos alumnos de 37 provincias españolas, el equipo rectoral se empeñe en exigir el valenciano, salvo por motivos ideológicos, pero que pueden perjudicar seriamente a esta universidad”, expresan a ECA.

En peligro una calidad lograda en pocos años

Desde los inicios de esta universidad pública, por otra parte, se prestó especial atención - sobre todo con el impulso del ya fallecido catedrático Rafael López Lita - al sector de la comunicación, y existen tres titulaciones prestigiosas: Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Pública, y Periodismo. Cuentan con un buen número también de alumnos de fuera de Castellón, “que podrían optar por cursar esos estudios en otras universidades ante la exigencia del valenciano, marchándose de aquí o iniciando los estudios en otras universidades”.

Y una mención especial del prestigio de esta universidad es el Instituto Universitario de Tecnología Cerámica (ITC), de prestigio mundial. Como es lógico, la atención al sector azulejero es prioritaria en diversas titulaciones.

Es una universidad que califica su enseñanza como “enseñanza personalizada”, porque la ratio profesor-alumno es 1/10 (1.400 profesores/13.000 alumnos).