Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Una fusión entre Bancaja y la CAM vuelve a plantearse, después del fracaso anterior debido a los enfrentamientos entre Camps y Zaplana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una fusión entre Caja de Ahorros del Mediterráneo y Bancaja. Es el proyecto que ha vuelto a plantearse en la Comunidad Valenciana, donde lo están planteando cada vez más empresarios y líderes económicos, y está empezando a tener receptividad entre los políticos. El ex-conseller Diego Such ha llegado a decir, a propósito de la presencia intermitente de José Luis Olivas (Bancaja) en las citas de Rodríguez Zapatero con banqueros: "Imagínense si se contaría con él si las dos cajas estuvieran fusionadas".

El proceso de integración de cajas empieza a resultar imparable, prácticamente todas las entidades de España se lo están planteando, y lo mismo las dos grandes cajas levantinas. En ese escenario, la posibilidad de que intentaran hacerlo cada una por su cuenta con cajas de otras comunidades próximas, algunas de ellas con gobiernos de otros colores no parece lo más factible, según fuentes políticas y financieras regionales consultadas por El Confidencial Autonómico.

El último gobierno de Eduardo Zaplana (que es alicantino) diseñó un plan para unir Bancaja y la CAM, tercera y cuarta del ranking nacional, en una entidad de mayores dimensiones y que, por tanto, pudiera invertir en sectores estratégicos españoles, al estilo de La Caixa o Cajamadrid. El plan dejaba la sede social en Alicante, establecía la operativa en Valencia, y contaba también con cuidar los sentimientos de la parte murciana del consejo.

Pero todo empezó a frustrarse cuando desde la CAM, la "alicantina", iniciaron un proceso de expansión, abriendo oficinas precisamente junto a las de Bancaja (la "valenciana"). Además, cambiaron de red de cajeros, e incluso establecieron un sistema informático central incompatible con el de la otra caja. Todo, para preservar una alicantinidad que el hoy presidente, Camps (valenciano), no se podía permitir cuestionar entonces porque se encontraba en plena batalla con Zaplana.