Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Críticas en el PP valenciano a Fabra por su política de comunicación: tendrá que nombrar al cuarto responsable en su mandato

Comunidad Valenciana

Dirigentes populares no entienden por qué el presidente se deshizo de Lola Johnson y luego la repescó si sabía que la gestión de Canal Nou le podría pasar factura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de la Generalitat Valenciana no termina de encontrar a un responsable de Comunicación de su gobierno que garantice estabilidad. Desde que fue elegido tras la dimisión de Francisco Camps en julio de 2011, Alberto Fabra ya ha nombrado a dos secretarias después de “heredar” a Nuria Romeral. La dimisión de Lola Johnson, una de sus colaboradoras de confianza, le ha abierto un nuevo frente interno en el partido.

Lola Johnson y Alberto Fabra. Lola Johnson y Alberto Fabra.

Lola Johnson dimitió el pasado viernes por su imputación en el “agujero” de Canal 9, y ha durado 5 meses en el cargo, pese a que erran previsibles sus problemas judiciales por su etapa de consellera con Francisco Camps y los ataques a su gestión al frente de Canal Nou.

El entorno de Alberto Fabra justifica las graves dificultades de su mandato en la “herencia recibida”, sobre todo en cuanto a la deuda de la Generalitat Valenciana y los casos de cargos del PP imputados, que Fabra está resolviendo “lo mejor que puede”.

Sin embargo, fuentes del PP le critican sus decisiones en el nombramiento del cargo responsable de Comunicación, “porque él mismo ha tomado decisiones que luego se ha arrepentido en poco tiempo”, expresan a El Confidencial Autonómico.

“Estos cambios frecuentes en la persona responsable de la Comunicación -afirman algunos cargos del PP– y sin perspectiva le impiden a Fabra seguir hablando, de puertas adentro, de una herencia envenenada antes de llegar él al Palau”.

Baile” de nombramientos con Lola Johnson

Lola Johnson ha durado en el cargo 5 meses. Fue nombrada secretaria autonómica de Comunicación, tras haberla cesado un año antes como consejera de Cultura, Turismo y Deporte, cargo para el que la eligió Francisco Camps.

“Ya resulta extraño que cese a una consejera de la etapa de Camps –afirman fuentes populares a ECA- y luego la repesque para secretaria autonómica de Comunicación en 2013, sabiendo que había denuncias posibles hacia ella por su gestión en la Consejeria, y tal vez su responsabilidad al frente de Canal 9 sería un desgaste continuo que la oposición aprovecharía”.

Lola Johnson renunció a su cargo después de ser imputada por apropiación indebida, administración desleal y malversación de caudales, tras una denuncia de Compromís del pasado mes de marzo ante un juzgado de Paterna (Valencia), junto a cuatro directivos del ente autonómico: Luis Redondo (también director de Canal 9), Luis Motes y Nuria Romeral (directores de Radio 9) y José López Jaraba (director General). El 8 de julio declararán la propia Johnson y Luis Redondo ante el juzgado.

Compromís estima que el “agujero” de Radio Televisión Valenciana (RTVV) ronda los 1.600 millones de euros. El mismo viernes Johnson dimitió para no perjudicar la imagen del Consell, y alegó que siempre actuó bajo la “legalidad y el interés general”.

Cuatro secretarios de Comunicación en tres años de Fabra

Cuando Alberto Fabra llegó al Palau por decisión de Francisco Camps –julio de 2011-, ocupaba el cargo de secretaria autonómica de Comunicación Nuria Romeral, persona de la máxima confianza de Camps. Sólo dos meses tardó Alberto Fabra en designar para ese cargo a la periodista castellonense Paula Meseguer, en septiembre de 2011, a quien conocía muy bien de su etapa en Castellón. Francisco Camps pidió a Fabra un cargo “digno” para Nuria Romeral, y fue nombrada directora de Radio 9.

Sin embargo, errores de comunicación con motivo del cierre de Canal 9 y Radio 9, en noviembre de 2013, llevaron a Alberto Fabra a tomar una decisión difícil para él, y sustituyó a Paula Meseguer por Lola Johnson, a quien hacía poco había retirado la confianza política al relevarla de la Consejeria de Cultura, Turismo y Deporte.

Más tarde, tal y como se contó en estas páginas, Fabra confió a Johnson y a Serafín Castellano (su hombre fuerte en el PPCV) la tarea de recuperar la iniciativa política después de cerrar Radiotelevisión Valenciana.

Ahora Fabra tiene que nombrar a quien será el cuarto secretario autonómico de Comunicación desde que él es presidente, “que es considerado un cargo con similar rango al de consejero, y mano derecha siempre del presidente”.

Fuentes del PP valenciano esperan que “esta vez acierte Fabra con el nombramiento, pues es un momento muy delicado para la comunicación institucional de la Generalitat y con las elecciones municipales y autonómicas dentro de un año”, como expresan a El Confidencial Autonómico.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·