Jueves 20/07/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Tensiones por la imposición de la lengua cooficial

Un profesor de la Universidad de Castellón deja de dar clases a unos mayores que protestaron por utilizar el castellano

Un grupo de alumnos de más de 55 años se marchó del aula cuando el docente no tradujo un texto en francés al valenciano, sino al español

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En la Universidad para Mayores de la Universidad Jaume I de Castellón se viven días de tensión por el valenciano: unos lo quieren imponer y muchos se quejan de que hasta enero las clases eran en castellano. La Directora Académica de la Universidad para Mayores sustituye al profesor que ha abandonado sus clases por falta de educación, y apela a la libertad de cátedra.

Aula de la Universidad de Mayores de la Jaume I de Castellón. Aula de la Universidad de Mayores de la Jaume I de Castellón.

El caso se desveló hace una semana en estas páginas. Un profesor de Estética de la Universidad de Mayores Jaume I estaba trabajando en clase un texto del poeta francés Baudelaire, y para ello tradujo del francés al castellano. Como en principio esa asignatura se impartía hasta ese momento en lengua valenciana, un grupo de alumnos se marchó del aula en medio de protestas.

“Tanto el programa como las asignaturas que se estaban impartiendo hasta ahora en la Universidad para Mayores eran en castellano, pero todo ha cambiado desde enero, y la mayoría son en valenciano”, afirma uno de los alumnos de la Universidad para Mayores de la Universidad Jaime I de Castellón a El Confidencial Autonómico “ante la sorpresa de la mayoría, pues hay de alumnos diversas nacionalidades europeas y sudamericanas, y muchos preferimos el castellano”.

Pese al desconcierto de los alumnos –mayores de 55 años-, las clases en valenciano “se admitían más o menos pacíficamente, aunque nada se nos consultó a los alumnos”, afirman dichas fuentes.

Como informó ECA el pasado 2 de marzo, la tensión estalló por donde menos se podía prever: el profesor de Estética , Juan Manuel Marín Torres, utilizó el valenciano para impartir su clase, pero no en un texto del poeta francés Charles Baudelaire, que lo tradujo al castellano, ante lo que un grupo de alumnos abandonó el aula, para sorpresa del profesor y del resto de los alumnos. El profesor se quedó desconcertado y molesto, diciendo que “nunca me había pasado algo igual, y llevo toda la vida dando clases”.

El profesor Marín ha decidido dejar de dar las clases a esos alumnos por su intolerancia. Había impartido cinco de las diez clases de esa asignatura.

Aparece en escena la Directora Académica

“Ante la falta de educación de ese grupo de alumnos el pasado 28 de febrero, nos lo esperábamos que ese profesor no volviera a aparecer”, expresan a ECA, “pues no necesita para nada dar estas clases y se le notó visiblemente molesto en su profesionalidad”.

Lo que no se esperaban los alumnos es que, en su lugar, apareciera la Directora Académica de la Universidad para Mayores de la universidad castellonense, la profesora Elsa González Esteban, el pasado 7 de marzo, a la hora que correspondía impartir la clase del citado profesor.

Al justificar su presencia, la Directora Académica – en valenciano – expuso que acudía por razón de su cargo, para recordar la libertad de cátedra. Uno de los alumnos levantó la mano para hacer una pregunta, y la profesora González le dijo que no se admitían preguntas, que al acabar se reuniera con ella quien lo deseara. Y así con un segundo alumno que levantó la mano.

Tras su intervención como Directora Académica, la profesora González dio una clase de Ética en la democracia –en valenciano– y acabará el módulo con cuatro clases más, en vez de las pendientes sobre Estética. Uno de los alumnos le preguntó por el uso del valenciano, y aludió a la libertad de cátedra. “En esa primera clase de un tema no previsto, no parece oportuno con la tensión existente que nos hiciera reflexionar sobre el canibalismo, la antropofagia humana”, expresan a este digital.

“Ante la falta de educación, la imposición del valenciano, algunos nos sentimos engañados y tratados como niños, por lo que nos planteamos abandonar la Universidad para Mayores, pues en vez de ser ocasión de enriquecimiento cultural va adquiriendo tintes de enfrentamiento sospechoso por el valenciano”, afirman a ECA.