Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

La trastienda de la ‘Tomatina’ de Buñol, en Valencia: La fiesta ha cobrado entrada a los participantes por primera vez por razones de seguridad y ha creado su propio festival de cine

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La popular batalla de tomates que se celebra el miércoles 28 de agosto en la localidad valenciana de Buñol estrena este año un nuevo sistema de cobro de entradas, a una media de 10 euros. La razón fundamental de este cambio de dinámica pasa por 'contener' a las multitudes que se dan cita en la fiesta. Se calcula que el año pasado asistieron 50.000 personas el año pasado y, por seguridad, en 2013 han distribuido 20.000 pases.

100.000 kilos de tomates, 20.000 entradas vendidas, un récord de 50.000 asistentes en 2012 y un impacto económico que supera los 500.000 euros. Ésas son, a grandes rasgos, las cifras de la original fiesta de la ‘Tomatina’ en Buñol, una de las más multitudinarias en España cada verano, que arranca este miércoles.

Según explica a El Confidencial Autonómico el teniente alcalde la ciudad, Rafael Pérez, en 2013 se ha puesto en marcha un sistema de venta de entradas –15.000 para los turistas y 5.000 para los locales, éstas gratuitas– con los que se pretende “aumentar la seguridad de la fiesta y que se disfrute mejor de la ‘Tomatina’”.

Las entradas para foráneos, ya agotadas, cuestan 10 euros y los vecinos –“lógicamente”, añaden desde el consistorio– no pagan. “Había mucha gente que venía”, destaca Pérez, “y no podía ver ni el tomate”.

Otro de los objetivos de este nuevo dispositivo es que la fiesta ‘vuelva’ a los vecinos de Buñol, ya que muchos de ellos se van del pueblo cuando se celebra. El Ayuntamiento desea que vuelvan a ser más protagonistas, por lo que este año ha dado pasos decisivos para evitar la “excesiva masificación”.

También se han organizado más actividades culturales para la gente que quiere acudir al pueblo y no tiene entrada: podrá acceder a una zona de ocio repartida por toda la población. Este año, además, nace ‘Tomacine’, un festival de cortometrajes dedicados a la fiesta que lleva en marcha desde el domingo pasado.

Ha habido hasta 500 candidatos a participar en el certamen, que se ha acotado hasta seleccionar 60 cortometrajes, tal y como confirman fuentes municipales a ECA. Además están previstas actividades paralelas, como un concurso on line de micro-cortos, el ‘Tomate-Rock’ y cursos de doblaje.

Historia de una fiesta

La ‘Tomatina’, celebrada tradicionalmente el último miércoles de agosto, cada vez más concita más atención entre turistas y medios de comunicación de todo el mundo. La fiesta data de 1945, cuando un grupo de jóvenes boicoteó un desfile de gigantes y cabezudos: algunos cogieron tomates de un puesto de venta y los utilizaron como ‘munición’ en una pelea colectiva.

Esta anécdota se recrea desde entonces, cada año, como culmen de las fiestas patronales de Buñol, de unos 9.000 habitantes. En esta ‘batalla pacífica’, antes de ser lanzados, los tomates son aplastados para evitar que puedan hacer daño a nadie. Los 100.000 kilos que se ‘disparan’ cada año proceden de Xilxes, en Castellón, donde se cultivan específicamente para esta fiesta.

El ‘bombardeo’, al que el año pasado asistieron 50.000 personas, suele durar una hora y se desarrolla en la plaza del Pueblo y las calles adyacentes: las vías quedan teñidas de rojo, pero el servicio de limpieza que se pone en marcha el mismo día deja las calles “como si nada hubiera pasado”.

Dada su excentricidad, la fiesta de la ‘Tomatina’ también cuenta con críticos, incluso entre los vecinos, pese a que son conscientes de que es una fuente de ingresos turísticos todos los años.

En las redes sociales se critica que se pierdan 100.000 kilos de tomate, haciendo de ello una diversión, cuando existen tantas necesidades de alimentación, también en España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·