Miércoles 07/12/2016. Actualizado 13:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El personaje

José Bono, que se plantea no acumular las votaciones al final de la sesión si los congresistas siguen hablando mientras interviene otro compañero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del Congreso, José Bono, regañó a los diputados por los constantes murmullos durante los debates e incluso les amenazó con no acumular las votaciones, lo que les obligaría a no despegarse apenas de sus escaños en el hemiciclo. Durante el último debate de la sesión plenaria de ayer, tanto Bono como la vicepresidenta primera de la Cámara, Teresa Cunillera, se vieron obligados a pedir reiteradamente silencio a sus señorías, cuyas conversaciones en sus escaños estorbaban el seguimiento del debate. Así, el propio Bono avisó que, si no hay un cambio de actitud, la mesa del Congreso y la Junta de Portavoces estudiarán la posibilidad de no acumular las votaciones al final de la sesión, sino celebrarlas al término de cada punto, lo que restringiría la libertad de movimientos de los diputados durante la sesión. Todo ello, según dijo "para mejorar la imagen en lo que respeto y atención se refiere".