Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Estado Autonómico

La paralización del Estatuto de Castilla- La Mancha reabre la posibilidad de un nuevo Plan Hidrológico, similar al realizado por el PP en 2004 y que fue aceptado por José María Barreda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El divorcio entre el PSOE y el PP de Castilla-La Mancha para secar adelante el Estatuto de Autonomía tiene que ver con el problema del agua. Los populares rechazan el fin del trasvase Tajo- Segura en 2015 y proponen un nuevo Plan Hidrológico como el de 2004, que fue aceptado por José María Barreda antes de la llegada de Zapatero al Gobierno. "Existe una posibilidad de resolver el problema del agua en España, y la solución no sólo pasa por eliminar el trasvase Tajo-Segura en 2015". Estas palabras proceden de una voz autorizada del PP de Castilla-La Mancha, consultada por El Confidencial Autonómico, que señala esta cláusula, incluida en el Estatuto, como el escollo más importante para que la región tenga su nuevo texto. La misma fuente asegura que el Plan Hidrológico Nacional ideado por el PP en 2004 "fue bien recibido por todos los manchegos, así como por los ciudadanos de otras Comunidades Autónomas, por lo que podría ser la solución". De hecho, el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, fue uno de los primeros en aplaudir este plan nacional que, sin embargo, fue derogado con la llegada al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El dirigente autonómico dio marcha atrás en su apoyo al proyecto 'popular' a cambio de mayores subvenciones por parte del nuevo ejecutivo socialista. No obstante, otras autonomías, como Aragón, respiraron aliviadas con la desparición del Plan Hidrológico de hace cinco años, aunque ahora se sienten alarmadas con una hipotética vuelta a esa idea, que se va confirmando como la única llave que podría abrir, de forma definitiva, una resolución para el Estatuto de Castilla- La Mancha. En los últimos días, la prensa de Aragón ha informado sobre la posible creación de un nuevo Plan Hidrológico que incluya trasvases procedentes del Ebro, como hacía el de 2004. Las Cortes Aragonesas siguen insistiendo al gobierno autonómico que no acepte pronunciamientos favorables a cualquier nuevo plan que afecte al Ebro. Otras Comunidades Autónomas siguen con expectación la resolución del Estatuto manchego. Extremadura podría entrar en el nuevo Pacto del Agua, mientras que la Comunidad Valenciana y Murcia esperan que lleguen más trasvases a sus cuencas.