Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Estado Autonómico

Reforma del Senado: las propuestas de los parlamentos autonómicos se debatirán sólo en la cámara alta

Estado Autonómico

Peticiones como la de Artur Mas para ceder a la Generalitat la competencia de convocar la consulta independentista no se votarían en el Congreso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las críticas y peticiones de supresión del Senado por su “irrelevancia” ha llevado a los grupos parlamentarios a estudiar un cambio profundo para reforzar las funciones de esta cámara en el entramado autonómico de España. Una ponencia de la Comisión de Reglamento está ultimando un informe sobre las competencias que debería asumir el Senado para convertirse en una cámara de representación territorial.

Conferencia de presidentes autonómicos en el Senado. Conferencia de presidentes autonómicos en el Senado.

En abril de 2012, a los pocos meses de comenzar la actual legislatura, se constituyó en el Senado una ponencia de estudio para reforzar las funciones de la cámara alta de las Cortes Generales. Formada por nueve senadores, la importancia de la ponencia se pudo ver desde el principio por la presencia de Pío García-Escudero, presidente del Senado.

Este grupo, en el que se encuentran senadores del PP, PSOE, PSC, CiU, PNV y Coalición Canaria, recibió un encargo del pleno de la cámara: elaborar un informe sobre las reformas que convendrían para reforzar las funciones del Senado y convertirlo en una auténtica cámara de representación territorial, frente a la indefinición actual que muchos le achacan.

El Confidencial Autonómico ha podido confirmar, con varios senadores participantes en la ponencia y otros conocedores de los trabajos, que los debates sobre este informe ya están en su fase final, y que sólo queda llegar a un acuerdo global sobre el contenido del documento con las propuestas de reformas que más tarde se presentará al pleno.

Objetivo: potenciar el papel territorial del Senado

Primero fue un grupo de expertos -no senadores- el que elaboró un borrador: sobre ese texto empezaron a negociar los representantes de los partidos políticos, siempre con la idea de cambiar profundamente el encaje del Senado en el entramado autonómico del Estado.

Las fuentes consultadas por ECA explican que todos los grupos han llegado ya a un acuerdo general -a falta de cerrar los detalles concretos- sobre varias medidas que potenciarían el papel territorial de la Cámara Alta. Algunas de esos cambios serían los siguientes:

Las proposiciones de ley de los parlamentos autonómicos se estudiarán en el Senado, y no en el Congreso: actualmente, las peticiones e iniciativas de las cámaras autonómicas a las Cortes Generales se tramitan como cualquier otra proposición de ley que presente, por ejemplo, un grupo parlamentario. Por eso, primero llega al Congreso de los Diputados, que decide si lo toma en consideración y lo tramita.

La reforma que se está “cocinando” en el Senado alteraría este proceso: sería el Senado la cámara responsable de recibir y aceptar o no las proposiciones de ley que enviaran los parlamentos autonómicos. Un senador consultado pone un ejemplo muy claro y reciente: la petición del Parlament de Cataluña para que el Gobierno central cediera a la Generalitat las competencias en materia de convocatoria de referendos, para así poder celebrar legalmente la consulta sobre la independencia el próximo 9 de noviembre. Si se llegara a aprobar este cambio en el funcionamiento del poder legislativo, la petición de Artur Mas a través del Parlament se habría debatido en el Senado, y no en el Congreso, como ocurrió.

Las leyes sobre asuntos autonómicos tendrán una primera lectura en el Senado: todos los proyectos que afecten principalmente a las comunidades autónomas y a sus funciones se debatirán y votarán en primer lugar en la Cámara alta. Entre esos proyectos se apunta, por ejemplo, a las reformas de los Estatutos de Autonomía; a la legislación sobre financiación autonómicas y local; a la cesión de competencias y tributos a los gobiernos regionales; en definitiva, a todos aquellas leyes que toquen de lleno a las competencias autonómicas.

En estos asuntos, el Senado sería el primero en estudiar los asuntos y tendría la última palabra, a la inversa de lo que sucede actualmente con el Congreso. Además, también se está perfilando la idea de que, en otras leyes que también tengan cierta incidencia en la legislación autonómica (un senador pone como ejemplo la regulación del tráfico), el Senado pueda emitir, de forma previa a las deliberaciones del Congreso, su opinión sobre el tema.

Los gobiernos autonómicos tendrían una mayor participación en el Senado: actualmente, el Senado es el marco en el que se celebra -cuando se convoca- la Conferencia de Presidentes. Los ponentes que trabajan en la reforma del Senado están ultimando medidas que supondrán reforzar la capacidad de los ejecutivos autonómicos en la actividad del Senado.

Debate anual del Estado de las Autonomías: al igual que cada año se celebra un Debate sobre el Estado de la Nación en el Congreso de los Diputados, en el que el presidente del Gobierno pasa el “examen” de los grupos parlamentarios sobre su política durante el último año, el Senado acogería un debate similar, pero sobre la situación general de las comunidades autónomas.

– Además, entre otros asuntos que se han abordado en las reuniones de la ponencia, y que según las fuentes consultadas se incluirán en el informe final, están las medidas para potenciar el protagonismo del Senado en la Unión Europea. Hasta ahora el Congreso es quien lleva la batuta en aquellos temas que, según las normas comunitarias, deben intervenir los parlamento de los estados miembros.

Los informes estarán listos antes de que acabe la legislatura

Las fuentes de los grupos parlamentarios del Senado consultadas por El Confidencial Autonómico explican que los trabajos están bastante avanzados. Las previsiones son que que antes de que acabe la legislatura -para lo que aún falta un año y medio, si no hay adelanto electoral- la ponencia haya consensuado su informe, y tras elevarlo al pleno, éste lo apruebe.

Si se aprobara este documento con las propuestas de reforma de las funciones del Senado, la idea es que la ponencia -así lo explica uno de sus miembros a ECA- pida al pleno continuar sus trabajos, pero en otra vertiente: la composición del Senado y la forma de elección de los senadores.

Desde el PSOE, por ejemplo, algunas voces piden que los senadores dejen de elegirse una parte en las elecciones generales, y otra por designación de los parlamento autonómicos. Una de las alternativas sería que los ciudadanos eligieran en las urnas a los senadores que representarían a su comunidad en las elecciones autonómicas.

En cualquier caso, si estos informes llegaran a salir adelante en el Senado, su implantación requeriría una reforma de la Constitución: no cualificada, por el artículo 168, que precisa disolución de las Cortes, convocatoria de elecciones, referéndum y nuevas elecciones; sino simple, por el artículo 167, ya que no afecta a los Títulos Preliminar, Primero ni Segundo.

“Partíamos de la idea de que fuera una reforma puntual... Pero si hubiera una reforma de la Constitución para resolver el problema territorial, igual se quiere que el asunto del Senado entre dentro de esa reforma más amplia”, explica un senador, que en todo caso asegura que esta legislatura estarán listos los informes con las propuestas de reforma del Senado, y que ya serán los líderes de los partidos los que, en su caso, decidirán cómo y cuándo poner en marcha esos cambios en el funcionamiento de la Cámara alta de las Cortes Generales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·