Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Extremadura

La central nuclear de Almaraz (Cáceres) pasa la prueba de ‘Fukushima’. Simulacro de terremoto e incendio en el reactor y preparación de un radio de 10 kilómetros de área contaminada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un terremoto azota la provincia de Cáceres. El seísmo causa destrozos en la central nuclear de Almaraz, donde se declara un incendio y se corta el suministro de energía eléctrica exterior que mantiene refrigerados los reactores. Mientras se trata de solucionar una posible fuga, los servicios de emergencia tratan de evacuar a la población en un radio de 10 kilómetros y se les suministra yoduro potásico para combatir los efectos de la radiación. Así ha sido el simulacro de Almaraz.

La Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) ha realizado esta semana su gran simulacro anual, conforme a los requerimientos establecidos en su Plan de Emergencia Interior, con la participación de la Organización de Respuesta ante Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y con la activación del Plan de Emergencia Nuclear de Cáceres (PENCA) puesto en marcha desde el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de la Subdelegación del Gobierno en Cáceres.

La actuación del CSN se ha desarrollado desde la Sala de Emergencias (SALEM), realizando el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular, tanto para la recuperación de las condiciones de seguridad como para la adopción de medidas de protección radiológica.

El simulacro se inició a las 10,10 horas, con la notificación al CSN, por parte de la central nuclear cacereña, de la ocurrencia de un terremoto que habría provocado la pérdida de energía eléctrica exterior a la Unidad 1 y el disparo automático de ambos reactores.

Durante el ejercicio, se simuló también un incendio en un transformador de arranque superior a 10 minutos y la pérdida definitiva de suministro energético exterior. Además, se simuló un accidente de pérdida de refrigerante del reactor que provocó la inyección de seguridad, sin que hubieran arrancado las bombas del tren de emergencia B, según ha informado el CSN en un dossier sobre el simulacro.

Posteriormente, la situación supuestamente empeoró tras el fallo del generador diesel A, que también supuso la pérdida de inyección del tren A, quedando el núcleo sin refrigeración forzada.

El titular activó la situación de Emergencia General en el Emplazamiento debido a la alta temperatura del núcleo y a la pérdida de refrigeración del mismo. Ante este hecho, el CSN recomendó, de forma preventiva, a la Subdelegación del Gobierno en Cáceres la adopción de medidas de confinamiento y profilaxis de la población.

Concretamente, en un radio de 3 kilómetros alrededor de la central, se recomendó el confinamiento, la distribución de yoduro potásico y la preparación de la evacuación de la población, y en el sector preferente oeste-suroeste, se extendió a un radio de 5 kilómetros. Asimismo, en un radio de 10 kilómetros, se recomendó la preparación del confinamiento y de las medidas profilácticas con yoduro potásico.

Posteriormente, el titular comunicó que se había producido una fusión parcial del núcleo del orden del 33%, y la pérdida de refrigeración del mismo, con unas dosis estimadas a la población superiores al límite de dosis al tiroides.

Finalmente, tras recuperarse la refrigeración del núcleo y reducirse las dosis en las zonas señaladas, se dio por concluido el simulacro a las 13,45 horas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·