Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Extremadura

Fernández Vara buscó distinguirse de Rodríguez Ibarra en la Conferencia de Presidentes: el actual dirigente extremeño no pidió consejos a su predecesor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia de Presidentes celebrada ayer en el Senado tuvo a varios dirigentes autonómicos que se 'estrenaban' en este tipo de reuniones. Entre ellos estaba el extremeño Guillermo Fernández Vara, que quiso distinguirse de su antecesor Rodríguez Ibarra, al que no pidió ningún tipo de consejo de cara al cónclave. "El presidente no se ha reunido con Ibarra porque no hubiese tenido ningún sentido". Con estas palabras explica una voz autorizada del PSOE extremeño la decisión de Fernández Vara de no reunirse con su antecesor en el cargo. La misma fuente, consultada por El Confidencial Autonómico, afirma que la Conferencia de Presidentes celebrada ayer "es totalmente diferente a las que compareció el señor Ibarra, y por eso Vara no le ha pedido consejos". No obstante, según ha podido saber este confidencial, el actual presidente extremeño ha mostrado un gran interés por la reunión con sus 'colegas' en Madrid. "Para Fernández Vara la Conferencia es muy importante, y por eso se ha reunido en varias ocasiones con su equipo de trabajo, que ha sido quien le ha asesorado realmente, además de acompañarle a la capital para mostrarle su apoyo". Efectivamente, Fernández Vara veía en la Conferencia una gran oportunidad para consolidar su figura como dirigente de los socialistas en Extremadura, intentando huir de las siempre odiosas comparaciones con su predecesor en el cargo, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. La reputación de Vara ganó muchos enteros a raíz de Consejo Territorial del PSOE, celebrado el pasado verano. Durante esta reunión de 'barones' socialistas, el presidente extremeño se erigió en protagonista al impulsar la creación de un Foro de Gobiernos Autonómicos sin la presencia del Ejecutivo central. La iniciativa gustó mucho a los dirigentes socialistas de las diferentes regiones, y consiguió el beneplácito de Zapatero, que vio en el Foro de Vara el mejor complemento para la Conferencia de Presidentes.