Jueves 08/12/2016. Actualizado 17:56h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Extremadura

Los promotores de Marina Isla de Valdecañas, el proyecto empresarial más importante de Extremadura, exigen a la Junta que vete el trasvase a Murcia: arruinaría toda la inversión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 24 de enero de 2006, la Junta de Extremadura, presidida entonces por Juan Carlos Rodríguez Ibarra, aprobó la creación de un complejo turístico y residencial de lujo en un islote del embalse de Valdecañas (Cáceres). El proyecto, a punto de finalizarse, está seriamente amenazado: el Gobierno autonómico estudia la posibilidad de trasvasar agua del pantano a Murcia. "Queríamos hacer 'el Caribe de Cáceres', pero si no hay agua, no habrá turismo". Así de tajante se muestra una voz cercana a la empresa encargada de crear Marina Isla de Valdecañas, un macro- resort, en mitad del embalse, que contará con un campo de golf de 18 hoyos, un hotel de cuatro estrellas con 100 habitaciones, un balneario con 60 suites y 150 apartamentos, y una urbanización de 300 viviendas de 200 metros cuadrados. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, los promotores de Marina Isla de Valdecañas ya se han puesto en contacto con el equipo de Guillermo Fernández Vara para transmitirle su preocupación ante el posible trasvase. La respuesta recibida no invita, precisamente, al optimismo: "El Consejo Asesor del Agua de Extremadura es el encargado de evaluar si el desembalse es viable. Si no es perjudicial para las necesidades de los extremeños y para el entorno de la región, se llevará a cabo". No obstante, personas cercanas al ejecutivo autonómico confiesan a este confidencial que "el Gobierno no está por la labor de llevar a cabo desembalses desde Valdecañas. Todo el mundo es consciente aquí de la oportunidad que representa para la región el proyecto de Marina Isla. Seguro que el estudio realizado por el Consejo Asesor cierra cualquier oportunidad de llevar a cabo el trasvase". Las mismas fuentes coinciden en señalar que este asunto ya estuvo a punto de bloquear la reforma del Estatuto de Autonomía: "El texto no hacía referencia a las necesidades del agua por parte de los extremeños, y eso hubo que cambiarlo, limitando las posibilidades de realizar un trasvase desde Valdecañas".