Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Extremadura

Los chinos no apuestan por el jamón ibérico. La falta de planificación por parte del Gobierno y las exigencias de sus inspectores dificultan la exportación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

China no enviará inspectores a España para importar jamón ibérico hasta que el Gobierno regule un registro de industrias cárnicas creado hace tres años. Esta falta de planificación, unida a las exigencias del país asiático, dificulta la consolidación del sector en el mercado asiático. La oficina comercial de la embajada española en China informó el pasado lunes sobre la posibilidad de nuevas visitas de técnicos chinos a España, aunque por el momento se desconoce cuándo se producirán ni qué industrias inspeccionarán. "Existen rumores, pero nos hemos puesto en contacto con el Gobierno, que es quien gestionó las anteriores visitas en 2007, y no nos han confirmado nada", afirma a El Confidencial Autonómico una voz autorizada de una importante empresa cárnica en Extremadura. La misma fuente agradece que desde China llegue este tipo de información, ya que "hace tres años a muchas compañías nos pilló por sorpresa las visitas, y nos quedamos sin opción de recibirles por puro desconocimiento". Un año después de estas 'inspecciones sorpresa', sólo ocho empresas del sector consiguieron introducirse en el mercado asiático. Pese a las dificultades de expandir sus productos en China, muchas compañías solicitaron al Gobierno la creación de un registro que les permitiera inscribirse para ser visitadas en el futuro por inspectores de Sanidad del país asiático. El Ejecutivo respondió creando la 'Lista Marco' en octubre de 2007. El éxito del jamón ibérico en China está condicionado a la regularización definitiva de esta lista, que no acaba de concretarse "porque no están inscritas las empresas que ya operan en el país: hasta que el Gobierno no solucione este problema, lo vamos a tener difícil, porque los chinos exigen este documento". A este problema hay que añadirle los propios que conlleva cualquier negociación con un país extranjero. "Nosotros estábamos acostumbrados al trato con los japoneses, que son muy exigentes con la calidad del producto. Eso sí, una vez que prueban el jamón y lo aceptan, tienes socios fieles para toda la vida". Según ha podido saber este confidencial, la obsesión de los técnicos chinos era la higiene y el control sanitario en el tratamiento de los productos, dando menor importancia al sabor del jamón. Esta preferencia la ratifican desde 'Dehesa Extremadura': "hace dos años quisimos promocionar el ibérico en la feria de Shanghái, y las autoridades no dejaron consumir el producto. Sólo permitían consultar métodos de elaboración y demás detalles técnicos". A la espera de nuevas visitas de inspectores chinos, en Extremadura se sigue apostando por la exportación del jamón ibérico a otros destinos asiáticos como Corea, Japón, y Hong Kong.