Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

Un grupo del BNG quiere "romper definitivamente” con los socialistas gallegos por permitir el traslado a Cataluña de la reunión de ministros de la UE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El debate se ha instalado en el núcleo del Bloque Nacionalista Gallego. El primer encontronazo tuvo lugar en plena campaña electoral, cuando Touriño avisó de que no toleraría "imposiciones idiomáticas". Luego, en la oposición, una parte del BNG dejó constancia de que había que romper definitivamente con los socialistas y hacer "política nacionalista de verdad". Y el último escándalo no ha hecho más que agravar la situación. Tras la llegada de Alberto Núñez Feijóo al gobierno de la Xunta, el pacto BNG-PSdeG ha ido deteriorándose en numerosos municipios y gobiernos locales, debido a las acusaciones cruzadas entre uno y otro grupo de ser causantes de la debacle electoral sufrida en marzo de 2009. De hecho, la renovación de ambos partidos dio paso a nuevos equipos directivos en ambas formaciones, mucho más alejados de las tesis que en su día inspiraron el gobierno bipartito de Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana. Tal y como aseguran a El Confidencial Autonómico fuentes pertenecientes al 'Consello Nacional' de la formación, la ya maltrecha sintonía entre socialistas y nacionalistas podría romperse definitivamente si el Gobierno central no explica por qué trasladó a Cataluña la reunión de ministros de Cultura de la UE prevista para Galicia desde 2008. Es precisamente en el órgano central del Partido, el 'Consello Nacional', donde más se escenifican las tesis rupturistas. Según confiesan las mismas fuentes a este confidencial, "de los cien miembros, casi la mitad son partidarios de romper con los socialistas y poner en marcha una política nacionalista pura y dura". La decisión de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, de trasladar a Cataluña la cumbre de ministros de cultura europeos, está siendo estos días muy comentada en el seno del Bloque Nacionalista Gallego, donde consideran que "es alarmante que el Partido Socialista gallego lo haya permitido, eso dice mucho del escaso peso político que tienen en Madrid" aseguran.