Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

El Gobierno ha gastado 26 millones de dólares en intentar que se admita el pleito contra la empresa del ‘Prestige’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 19 de noviembre de 2002 el barco 'Prestige' derramó miles de litros de crudo en las costas gallegas. La catástrofe natural ocasionó un gasto al estado español de “más de 1.000 millones de dólares” para labores de descontaminación y otros daños, aseguran fuentes oficiales consultadas por El Confidencial Autonómico. Según estas mismas fuentes, el coste y magnitud del desastre llevo al Gobierno a emprender diversas acciones judiciales para pedir responsabilidades. Entre otras, se reclamaron los gastos a la empresa norteamericana 'American Bureau of Shipping' (ABS) ante los tribunales norteamericanos. Esta sociedad clasificadora certificó las condiciones de navegabilidad del 'Prestige'. Por este motivo “el Estado español entiende que es responsable de que el buque navegara sin reunir las condiciones”, añaden. El juicio contra ABS se encuentra actualmente en sede de apelación ante la Corte de Apelación de Nueva York. La apelación resolverá el recurso del Estado español contra la resolución de 2 de enero de 2008 del Juzgado del Distrito Sur de Nueva York por la que se inhibe del conocimiento del asunto, “por entender que los tribunales de Estados Unidos no son competentes para conocer de esta reclamación”. Según ha podido saber este confidencial, hasta el momento los gastos abonados por España son de más de 25.117.000 dólares. Esta cifra incluye los honorarios de abogados, peritos y expertos. Por otro lado, hay que destacar que “muchos de los informes y peritajes realizados a raíz del litigio que se sigue en EE. UU. se utilizan también en la defensa jurídica del Estado español frente a las acciones ejercitadas contra el mismo en Corcubión (A Coruña) y Rochefort (Francia)”. Este último proceso concluyó definitivamente el pasado 15 de mayo con una sentencia “totalmente favorable al Estado español”, indican.