Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

El acuerdo Repsol-Pemex desbloquea los proyectos de la petrolera mexicana en Galicia

Galicia

La construcción de 14 remolcadores y dos barcos hotel supondrá una inversión de más de 250 millones de euros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El fin del conflicto de Repsol con su filial expropiada YPF tendrá también beneficios para los astilleros gallegos. El acuerdo de la petrolera española con la mexicana Pemex permitirá desbloquear los proyectos que esta última firmó con Xunta de Galicia para construir 16 embarcaciones en Ferrol y Vigo.

El buque LHD construido por Navantia para la Armada australiana, atracado en el muelle de Ferrol. El buque LHD construido por Navantia para la Armada australiana, atracado en el muelle de Ferrol.

Repsol, YPF y los gobiernos argentino y español llegaron a un acuerdo el pasado lunes para poner fin al litigio en torno a la expropiación de la que era filial de la petrolera que preside Antonio Brufau, como ya contó El Confidencial Digital.

Aunque pueda parecer que no tiene nada que ver, la solución a este conflicto puede provocar que se resuelva también el bloqueo que afecta a los astilleros gallegos.

En mayo de 2012, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el entonces número uno de la mexicana Pemex, Juan José Suárez Coppel, firmaron un acuerdo para la construcción de 14 remolcadores y dos barcos hotel en los astilleros de Navantia, en Ferrol y de Barreras, en Vigo.

El conflicto que se desató entre Repsol (de la que Pemex es accionista) y el gobierno argentino bloqueó el encargo que la petrolera mexicana hizo a la constructora naval española.

Fin del conflicto entre Repsol, YPF y Pemex

El litigio por la expropiación de YPF a Repsol estaba perjudicando los intereses de Pemex, que posee más de 9% del accionariado de Repsol. Por eso, desde la petrolera y desde el gobierno de México -hay que recordar que Pemex es una empresa semipública- se puso una condición antes de que se hicieran realidad los contratos navales: poner fin a las hostilidades.

Fuentes conocedoras de las negociaciones consultadas por El Confidencial Autonómico aseguran que el compromiso escrito del presidente de Repsol, Antonio Brufau, de zanjar la tensión con Pemex y acelerar el acuerdo con Argentina por la expropiación de YPF ha sido la clave que ha desbloqueado los encargos a Navantia.

Navantia sigue siendo la mejor oferta para Pemex

Según ha podido saber ECA, Alberto Núñez Feijóo ya recibió la semana pasada mensajes desde México bastante esperanzadores para el futuro de los astilleros gallegos: el proyecto de construcción de 16 naves firmado en 2012 se iba a llevar finalmente a cabo.

Estas señales hicieron que el lunes en la Xunta de Galicia ya dieran por hecho que, a lo largo de esta semana, se confirmaría el interés de Pemex en que Navantia empiece a construir los barcos encargados. El fin de la guerra Repsol-Pemex por el litigio de YPF ha acelerado la solución para el encargo hecho por la petrolera mexicana a la constructora naval española.

Altos directivos de Pemex han trasladado a la Xunta de Galicia en estos días la necesidad que tiene la petrolera de renovar su flota.

A pesar de los rumores que ha habido en las últimas semanas sobre la posibilidad de que esos barcos finalmente se construyeran en otro país, Pemex sigue considerando que Navantia ofrece un precio óptimo para fabricar sus remolcadores y sus barcos hotel. Es por eso que desde la petrolera la opción prioritaria era y es cumplir el compromiso suscrito en 2012.

Alivio para los trabajadores de los astilleros gallegos

Esta decisión supone un alivio para los trabajadores de los astilleros de Navantia en Ferrol y de Barreras -que, por cierto, fueron ayer adquiridos por Pemex- en Vigo. Fuentes sindicales consultadas por El Confidencial Autonómico afirman que sólo quedan unos diez días de carga de trabajo en estos astilleros, hasta que se acabe de construir el buque LHD para la Armada australiana.

Estas mismas fuentes explican que, a pesar de la incertidumbre, la Xunta de Galicia siempre les insistía en que el acuerdo no estaba paralizado. Sin embargo, Pemex, a través de su filial PMI, fue retrasando varias veces el anuncio de cuándo se iban a empezar a construir los barcos encargados.

Tras el buque australiano y a la espera de que se desbloqueara el encargo de Pemex, los astilleros gallegos no tenían pendiente ningún otro encargo, ni civil ni militar.

Por eso, el desbloqueo de la construcción de los 14 remolcadores y los dos barcos hotel, además de la instalación en Punta Langosteira de una plataforma logística de Pemex para toda Europa es una noticia tan importante para los trabajadores navales.

Se calcula que estos proyectos van a suponer para Galicia una inversión de más de 250 millones de euros y la creación de 2.500 puestos de trabajo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·