Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Galicia

Daños colaterales de la posible fuga de Opel de Zaragoza: Proveedores vigueses, con 7.000 empleados, temen verse obligados a iniciar Expedientes de Regulación de Empleo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La complicada situación empresarial y económica que está atravesando Opel podría tener repercusiones no solo en Zaragoza, donde está situada la planta española. La marcha de la firma alemana de automoción podría ser "la debacle" para media docena de empresas viguesas que actúan como proveedores para la planta de Figueruelas. La dirección de empresas como GKN, Benteler o Denso, multinacionales con sede en Vigo, miran estos días con atención el complejo puzle de movimientos que se ha organizado en torno a General Motors. La posible quiebra del gigante norteamericano ha afectado seriamente a Opel, que ha sido "malvendida" a Fiat. Los planes de la firma italiana no son nada halagüeños, ya que como adelantó la propia compañía "habrá regulación de empleo". Y las cifras que se manejan a nivel europeo son mareantes: 11.000 trabajadores a la calle. En caso de que finalmente se produzcan despidos y una rebaja productiva -como es de esperar-, también se reduciría el volumen de negocio entorno a sus proveedores exclusivos. Entre los trabajadores de GKN -fabricante de transmisiones-, Denso y Benteler -calefactores y condensadores- existe el "temor de que estos movimientos en Figueruelas obliguen a las empresas a iniciar un Expediente de Regulación de Empleo". Así lo confirmaba un miembro del comité de empresa de una de estas multinacionales a El Confidencial Autonómico. En total, los proveedores de Opel dan empleo a más de 7.000 empleados, una cifra cercana a la que tiene la propia firma en su fábrica aragonesa, que supera los 7.500 trabajadores.