Miércoles 07/12/2016. Actualizado 13:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

El AVE Madrid-Barcelona está castigando a los taxistas del Prat y Barajas: cuatro horas de media para encontrar una carrera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El AVE Madrid-Barcelona ha revolucionado la principal ruta de viajes nacional, uniendo las dos grandes ciudades de España en dos horas y media. Pero también ha tenido efectos negativos para el sector aéreo y para el del taxi. Con la inauguración de la línea de Alta Velocidad que une Madrid y Barcelona se puso en duda el futuro del puente aéreo, que experimentó una fuerte caída en el volumen de pasajeros. Otro sector que también está sufriendo los efectos del AVE es el de los taxistas: han pasado de esperar una media dos horas para coger un pasajero en el aeropuerto a las actuales cuatro horas. Muchos han tirado la toalla. Según confirma a El Confidencial Autonómico fuentes de la patronal de taxistas madrileños, "tratar de coger a un pasajero en Barajas se ha convertido en un auténtico infierno". Una parte sustancial de los viajeros que circulan a diario por Barajas y El Prat provenían del puente aéreo. El perfil de estos pasajeros era el del hombre de negocios que viaja entre Madrid y Barcelona varias veces a la semana, y que no reparaba en gastos a la hora de recurrir a un taxi para llegar a su destino final. Eran, por tanto, "clientes habituales" de los taxistas apostados a las puertas del aeropuerto madrileño y catalán. Ahora, este cliente habitual ha optado por la línea ferroviaria de Alta Velocidad, que coge en el centro de Barcelona y le deja en el mismo centro de Madrid -y viceversa-. Por si fuera poco, "la situación de los taxistas en Atocha y Sants es un caos", ya que como apuntan fuentes del sector, "la gran aumento de pasajeros no se ha compensado reformando la zona de taxis, por lo que las colas de vehículos son enormes y en ocasiones han dado lugar a roces entre profesionales" del transporte privado, concluyen.