Miércoles 23/08/2017. Actualizado 21:13h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Está acusado de liderar una célula terrorista que colocó artefactos en sucursales bancarias

Campaña para que un anarquista pueda seguir una dieta vegana en la cárcel de Navalcarnero

Los familiares y amigos de Juan Manuel Bustamante consideran que el Reglamento Penitenciario avala su exigencia de que se le sirvan comidas sin carne

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Audiencia Nacional ordenó en noviembre la desarticulación de un grupo terrorista anarquista que había atacado varias oficinas bancarias y también había participado en varios disturbios y destrozos a comercios. El juez ordenó el ingreso en prisión del presunto líder de la célula, quien ahora ha iniciado una campaña en la cárcel: pide tener derecho a que se le proporcione una dieta sin carne.

Pancarta de Straight Edge Madrid intervenida en la operación policial. Pancarta de Straight Edge Madrid intervenida en la operación policial.

“A la atención del señor Director del Centro Penitenciario Madrid IV-Navalcarnero”: así comienza la carta que, según ha sabido El Confidencial Autonómico, están enviando a esta prisión los amigos y simpatizantes de José Manuel Bustamante Vergara, apodado “Nahuel”.

Es su forma de protestar porque este acusado de terrorismo “está viendo dificultada la satisfacción de su necesidad básica de alimento al no serle facilitada una dieta vegana, acorde a sus firmes convicciones personales y éticas”.

ECA ha podido comprobar que distintos colectivos y webs antisistema y de apoyo de los presos -por ejemplo, de Resistencia Galega- están difundiendo este llamamiento para que los simpatizantes de este grupo anarquistas y otras personas cercanas al anarquismo utilicen la carta redactada por los familiares de Bustamante Vergara, la firmen con sus nombres y la envíen al director de la cárcel de Navalcarnero para exigirle que el líder de Straight Edge Madrid pueda alimentarse conforme a sus convicciones.

No come ni carne ni derivados

Al día siguiente de ingresar en prisión por orden del juez, Juan Manuel Bustamante y Borja Maquerique comprobaron que las comidas que se servían en la cárcel no encajaban en su dieta vegana. De hecho, sólo tomaban pan y frutas, por lo que denunciaron que tenían que mantener una “huelga de hambre no deseada”.

Bustamante, que según la Policía y la Audiencia Nacional es el líder de esa célula anarquista, permanece en prisión todavía. Y sus familiares y amigos denuncian que sigue sin poder seguir la dieta vegana, que según explica la carta que están enviando a la cárcel de Navalcarnero “es una actitud de respeto hacia los animales” que consiste en dejar de consumir cualquier producto derivado de la muerte o explotación de los animales al considerar que pueden sentir dolor y sufrimiento y por ello merecen “respeto y consideración moral”.

Los familiares y amigos de Juan Manuel Bustamante consideran que el Reglamento Penitenciario avala su exigencia de que se le sirvan comidas sin carne. “En todos los Centros penitenciarios se proporcionará a los internos una alimentación convenientemente preparada, que debe responder a las exigencias dietéticas de la población penitenciaria y a las especificidades de edad, salud, trabajo, clima, costumbres y, en la medida de lo posible, convicciones personales y religiosas”, dice el artículo 226.1, y consideran que el veganismo es una “convicción personal”.

La página web de Instituciones Penitenciarias, en su apartado de infraestructuras y equipamientos de las prisiones, se explica que en las cocinas “se elaboran cuatro tipos de dietas: una general, otra de enfermería (dieta baja en sal, especial para diabéticos, alérgicos, dieta blanda, etc.), una dieta vegetariana y otra para musulmanes (en la que no se incluyen alimentos como el cerdo)”.

Por ello, las cartas que los simpatizantes de este anarquista están enviando a la cárcel en la que está internado remarca “nada debe impedir que los internos que requieran de una dieta vegana también pueda acceder a ella en igualdad de condiciones que la de cualquier otro interno que requiera cualquier otra tipo de comida acorde a sus convicciones”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·