Martes 21/02/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

También controlará la movilidad de peatones, ciclistas y motoristas

Carmena encarga un gran estudio para conocer la situación del tráfico en Madrid

El ayuntamiento invertirá 3,6 millones de euros para ampliar los puntos de medición de aforo de vehículos y poder planificar mejor la gestión municipal de los atascos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La gestión del tráfico en Madrid durante la Navidad y en los días de alta contaminación es uno de los flancos por los que más críticas ha recibido el gobierno municipal de Manuela Carmena. Ahora el ayuntamiento quiere tener datos más precisos para conocer la situación real de la movilidad en la capital de España.

Circulación en la plaza de Cibeles de Madrid. Circulación en la plaza de Cibeles de Madrid.

Los lunes de lluvias y a primeros de mes, los días de altos niveles de contaminación, las semanas de Navidad y previas en las que se redujo la circulación en la Gran Vía: en todas estas ocasiones el tráfico en Madrid se convirtió en un problema para el ayuntamiento que dirige Manuela Carmena.

Las críticas de los conductores y del resto de partidos del consistorio hacia la gestión de Ahora Madrid han sido muy intensas. Por su parte, Carmena y sus concejales han defendido su gestión y además han explicado que, a largo plazo, pretenden que Madrid avance hacia un modelo de ciudad con más zonas peatonales y no tan centrada sólo en los coches.

Pues bien. El Confidencial Autonómico ha podido comprobar que el gobierno municipal, a través de la Dirección General de Espacio Público, Obras e Infraestructuras (en su Subdirección General de Implantación de Movilidad y Transportes), ha sacado a licitación un contrato para “proporcionar una herramienta al Ayuntamiento de Madrid que permita conocer la movilidad real que se produce en la ciudad, establecer las condiciones técnicas que regirán para la realización de la toma de datos en calle, así como su posterior tratamiento y elaboración de informes derivados de los mismos”.

Objetivo: tener más datos para planificar el tráfico

Este contrato está en período de presentación de ofertas -que acaba en una semana- y está previsto que empiece a entrar en funcionamiento ya el 1 de marzo y un período de tres años. El ayuntamiento va a dedicar un presupuesto de 3,6 millones.

Lo que busca el gobierno de Carmena es contar con un sistema integral de captura de datos sobre el tráfico: no se trata de que sólo monitorice algunos puntos críticos mediante sensores, como ocurre actualmente, sino que pretende que este sistema “permita una monitorización continua para toda la red que se haya definido previamente en el término municipal y que incluirá todos los modos de movilidad”.

De esta forma, el ayuntamiento de Madrid tendrá mayor capacidad para analizar e identificar las causas en origen de las congestiones y aportar información para su mitigación. “Los datos serán objetivos, lo que redundará en una mejor gestión de los sistemas e infraestructuras de transporte, al mismo tiempo que se dispondrá de nuevas herramientas para una adecuada planificación de futuras actuaciones, encaminadas a reforzar las opciones que tendrán los ciudadanos para desplazarse”, se explica en los pliegos del contrato, consultados por ECA.

La empresa adjudicataria se tendrá que encargar de ampliar la red de recogida de datos sobre la movilidad real que se produce en las calles de Madrid. También elaborará los informes que requiera el ayuntamiento para controlar la situación del tráfico, y aportará cualquier información que se requiera para gestionar esa movilidad.

Más puntos de aforo de vehículos

Actualmente en Madrid existen 90 estaciones permanentes de aforos: son espiras empotradas en el pavimento que permiten contar el número de vehículos que circulan, la velocidad media y otros datos. De ellas sólo pueden tratarse 60, “al no disponer el Ayuntamiento de una herramienta informática actualizada y adaptada a las necesidades actuales del servicio”, se concreta en los pliegos para las empresas interesadas.

Para mejorar las “ineficiencias del sistema actual”, con el contrato se centralizarán las estaciones y se incrementará el número de puntos de aforo permanentes hasta un máximo de 120, diversificando la tecnología de los puntos de aforo.

Se recomienda que se coloquen en zonas en las que sea díficil que el material del sistema de control del tráfico sea objeto de actos vandálicos, y al menos se tendrá que comprobar el estado de 30 de ellos de forma diaria.

Todos los datos se volcarán en un sistema informático de monitorización, que estructurará los datos generales de movilidad y se complementará con otras mediciones. El ayuntamiento va a aportar un gran número de bases de datos históricos y también informes sobre los aparcamientos, el Servicio de Estacionamiento Regulado, el transporte público...

Pero además, el ayuntamiento quiere que este gran sistema que le aporte información sobre la movilidad real en Madrid supere la tradicional encuesta sobre el tráfico. Por ejemplo, se incorporarán fuentes adicionales de datos como son las redes sociales, para testar también la percepción de los ciudadanos.

Cámaras para contar peatones

Este contrato de 3,6 millones de euros incluirá también que la empresa adjudicataria elabore un informe para evaluar la evolución de la “movilidad peatonal, ciclista y de motos”. Se colocarán 50 puntos de medida en las aceras para la moviliad peatonal para controlar durante una hora al día.

También está previsto que se instalen 25 puntos de medidas de la movilidad ciclista en días laborables, y los mismos para controlar la tráfico de motoristas.

En el caso de los peatones, se admite la posibilidad de que los datos se tomen con unas cámaras de visión artificial con capacidad para detección de peatones, grabación de video y posterior procesamiento con detector de pixeles, que evitarán que se identifique a esas personas por sus rostros.

La empresa adjudicataria tendrá que contar con oficinas en la ciudad de Madrid para que exista buena coordinación con el ayuntamiento. También ha de tener un vehículo ligero híbrido o eléctrico, y al menos cinco personas dedicadas a este proyecto: un coordinador, un técnico especialista en monitorizaciones de tráfico, dos especialistas en sistemas de aforo de tráfico y un programador informático.