Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Ferrán Adriá abre una línea de negocio y se introduce en las empresas. Casa del Libro, Iberia y Caja Navarra, los primeros clientes en montar stands de ‘Fast Good’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

'Fast Good', la franquicia de comida rápida de autor coparticipada por NH Hoteles y el restaurador catalán Ferrán Adriá, ha decidido diversificar su línea de negocio abriendo pequeñas 'sucursales' dentro de centros de trabajo en grandes empresas. Sus primeros clientes han sido Casa del Libro, Iberia y actualmente Caja Navarra. Los acuerdos se realizan por un tiempo determinado, en el caso de Iberia fueron 3 años y con La Casa del Libro, uno. Después del plazo vencido los convenios no se han renovado, "básicamente porque a nivel de marca, Fast Good ya se había explotado lo suficiente" explican a ECD un miembro de marketing de la empresa. En el caso de Iberia, Fast Good diseñaba parte de la carta en el servicio que se ofrecía en vuelos de hasta cuatro horas. En la Casa del Libro se creó un 'espacio gastronómico' donde se podía degustar parte de la oferta del restaurante. De esta forma, se podía leer Moby Dick con recetas de Ferran Adriá. En ambos casos todas las partes quedaron satisfechas con la colaboración y "no se descartan colaboraciones similares en un futuro, tanto con éstas marcas como con otras que estén interesadas en la restauración y pueda introducirse como valor añadido a su negocio", explican desde marketing de Fast Good. El objetivo de Adriá, con la creación de estos convenios entre Fast Good y las empresas es darle publicidad a la cadena de comidas. Por eso buscan marcas con las que comparten el cliente objetivo. Actualmente, el único acuerdo que se mantiene es con Caja Navarra. Llevan un par de meses en la sucursal de Juan Bravo con un espacio dedicado a FAST GOOD. "Los productos son los mismos que ofrecemos en la 'oferta fría' de los restaurantes, con algunas adaptaciones mínima, además de bollería". Los precios de lanzamiento al público son menores ya que, en este caso, Caja Navarra subvenciona los productos para que sean más baratos. En la sucursal hay un empleado ajeno al banco que se encarga de atender a los clientes que quieran comer algo desde las 12:00 de la mañana a las 4:00 de la tarde. "En Caja Navarra tenemos la línea de innovar", explica a El Confidencial Digital uno de los responsables de la entidad financiera. "Queremos hacer espacios diferentes para nuestros clientes". A Ferran Adriá también le afecta la mala situación económica. Aunque en su restaurante, El Bulli, hay lista de espera para ir a comer, en su franquicia la crisis se nota fundamentalmente en las horas de ocio. "En las noches y los fines de semana está costando más que venga la gente", aseguran fuentes de Fast Good a este confidencial.