Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Los vecinos de La Latina podrán descansar durante las fiestas de La Paloma. Gallardón prohíbe instalar barras de bar en las aceras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El barrio de La Latina se prepara para acoger una de las celebraciones más castizas de la capital: las fiestas de la Virgen de la Paloma. Sin embargo, este año el ayuntamiento ha tomado medidas con el objetivo de aumentar la seguridad y velar por el descanso de los vecinos de la zona. La contaminación acústica que soportan los vecinos del distrito centro de Madrid es una de las más altas de todo el país. Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, estos madrileños soportan niveles de ruido superiores a los 65 decibelios permitidos. Esta organización otorga a España la segunda posición en el ranking de países más ruidosos del mundo tras Japón. Ante esto, el equipo de Alberto Ruiz Gallardón ha decidido actuar. Desde el ayuntamiento de Madrid confirman a El Confidencial Digital que las quejas de los vecinos de La Latina durante el mes de agosto son constantes ante el ruido incesante de restaurantes y bares de copas. Por ello, y con la llegada de las fiestas populares de la Paloma, que se celebran durante la segunda semana de agosto, Gallardón ha tomado medidas para que los residentes de esta zona puedan descansar. Según explican a ECD fuentes del Ayuntamiento de Madrid, este año estará prohibida la colocación de barras de bar en las aceras de varias calles del barrio, entre las que se encuentran la Calle Cava Alta y Cava Baja, famosas por acoger los restaurantes y bares de tapas más famosos de la capital. Con esto se evita ruido en las calles y música hasta altas horas de la madrugada. Los vecinos de la zona se muestran satisfechos con la medida adoptada desde el consistorio pero creen que es insuficiente ya que "los jóvenes continuarán haciendo botellón por la zona, y el ruido, aunque será menor, nos impedirá descansar" explica un vecino. Por otro lado, los propietarios que año tras año colocan barras en estas calles se muestran indignados: "las fiestas de la Paloma suponen unos ingresos muy importantes a la recaudación anual de nuestros locales y más en los tiempos de crisis que corren. Todos los años se han cortado las calles y no ha habido ningún problema de seguridad ni de ruidos", afirman varios encargados de locales de la zona. Fuentes municipales explican a este confidencial que las incesantes quejas de los vecinos han obligado a tomar estas medidas. Sin embargo, desde el consistorio remarcan que el principal motivo de la prohibición de colocar barras de bar en las aceras de estas calles es la falta de seguridad: "se trata de calles estrechas, donde se concentra gran aglomeración de personas. La colocación de estas barras obliga a cortar las calles y se hace imposible la evacuación en caso de que exista cualquier accidente".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·