Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Atentó contra una comisaría de la Ertzaintza

Marcha en Madrid para pedir la liberación de un preso de ETA enfermo

Madrid

La asociación de familiares ligada a la escisión marxista radical Ibil se apoya en el débil estado de salud de Ibon Iparragirre: padece Sida y una enfermedad cerebral

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El juez negó el mes de julio el tercer grado al etarra Ibon Iparragirre que atentó contra una comisaría de Ertazintza en Ondarroa (Vizcaya). El colectivo que pide la amnistía de los presos de ETA lamenta esta decisión y alega que el etarra se encuentra gravemente enfermo.


Marcha en Alcalá-Meco por la Amnisitía Marcha en Alcalá-Meco por la Amnisitía

Ibon Iparragirre fue condenado a 299 años de cárcel al ser condenado por ser autor -junto con Asier Badiola- de 18 asesinatos en grado de tentativa. El atentado tuvo lugar el 21 de septiembre de 2008 cuando un coche-bomba cargado con explosivos fue detonado frente a la comisaría local. La explosión afectó gravemente al edificio y provocó 18 heridos, 13 de ellos agentes de la policía autónoma vasca y cinco civiles.

Este colectivo ha convocado en Madrid una marcha para pedir su amnistía argumentando que el preso se encontrarse “gravemente enfermo”. Por ello, se congregarán frente a la cárcel de Alcalá-Meco donde actualmente se encuentra cumpliendo su condena. La marcha tendrá lugar el próximo 17 de octubre en las inmediaciones de la prisión.

Los impulsores de la marcha protestarán contra la decisión del juez de que el etarra siga en prisión. Entre los argumentos que alegan está la salud del preso que el colectivo asegura que es delicada. Ibon se encuentra gravemente con unas defensas muy por debajo de lo normal, afirman. Además, se le ha diagnosticado una leucoencefalopatia que le afecta al cerebro.

Este colectivo de apoyo a los presos de la banda terrorista no se explica la decisión del juez ni el tiempo en que ha tardado en responder al recurso expuesto. Tampoco que asegure que la salud del preso está estable.

Aseveran que el etarra, al que califican de “preso político”, sufre una política penitenciara basada en la venganza como explican ellos mismos. Este colectivo asegura que diariamente el enfermo recibe medicación para evitar ataques de epilepsia.

Por otro lado, recuerdan que padece SIDA y que el preso no recibe tratamiento retroviral para hacer frente a esta enfermedad debido a los efectos secundarios. Es por ello por lo que el preso se ha decantado por la opción de recibir un tratamiento de medicina alternativa natural.

En el mensaje que adjuntan con la convocatoria de la marcha frente a la prisión de Madrid aseguran que por tomar esta decisión de recibir un tratamiento alternativo Ibon no pudo medicarse durante un año. En las tres cárceles en las que estuvo el preso en ese periodo–según afirman- no pudo introducir el tratamiento naturista.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·