Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Motín de los conductores de autobús en Madrid: se negaron a trabajar debido al mal estado de las carreteras por la nieve

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El temporal de frío y nieve que padeció la Península el pasado fin de semana provocó que muchas compañías de transporte decidieran suspender sus servicios. La Empresa Municipal de Transportes de Madrid fue la excepción, lo que provocó el amotinamiento de varios conductores de autobús en Gran Vía la tarde-noche del domingo. "Llevo más de veinte años conduciendo y jamás he pasado más miedo al volante: me temblaban las piernas". Con estas palabras expresaba su malestar un autobusero en la plaza de Callao de Madrid, que había tardado "dos horas y media" en llegar a la última parada de un trayecto que había iniciado, "sobre las nueve", en el Barrio del Pilar. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, los conductores de autobús que pasaban por el distrito Centro decidieron ponerse en contacto con la EMT para comunicarles que la situación en la calzada había empeorado considerablemente en las últimas horas: "empezó a nevar a las siete de la tarde, y a las diez era imposible controlar los giros en calles tan estrechas como hay aquí, y con vehículos tan grandes". Pese a las advertencias de los autobuseros, la EMT ordenó continuar con los servicios. Así las cosas, los conductores decidieron aparcar sus autobuses en las paradas de la plaza de Callao hasta que un responsable de la Empresa de Transportes se personase allí y comprobara la imposibilidad de conducir. "Antes de las doce había una persona allí, y se decidió que los autobuses regresaran ya a Cocheras, ya que a muchos se les había pasado ya la hora del último servicio", comenta a este confidencial una voz autorizada de la EMT. La misma fuente confirmó que, de las doce líneas que habitualmente trabajan en Callao, sólo quedaban operativas, a las diez de la noche, dos.