Viernes 09/12/2016. Actualizado 20:22h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Nuevas denuncias de los comerciantes de la calle Serrano perjudicados por las obras de Gallardón. Los establecimientos cercanos a Alcalá reciben agua “negra” y el pavimento suelta humo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los comercios de la calle Serrano que se han enfrentado a Alberto Ruíz Gallardón dan por perdida la campaña de Navidad, y las nuevas pérdidas provocadas por las obras durante ese periodo se sumarán a la acción judicial contra el Ayuntamiento, que ha recibido una nueva denuncia: los establecimientos más cercanos a la calle de Alcalá reciben agua contaminada y el suelo pavimentado suelta humo. "En esta ocasión el denunciado no va a ser sólo el Ayuntamiento, sino también la propia Comunidad de Madrid". Estas palabras proceden de Carlos Fernández-Pita, el abogado de la Asociación de Comerciantes Afectados por las Obras de la Calle Serrano que ha iniciado un proceso judicial para que el consistorio madrileño pague a todos los negocios los perjuicios económicos provocados por las obras. A esta denuncia se va a unir una nueva, fruto de unos problemas que surgieron ayer lunes: "Los comerciantes reciben agua de un color muy raro, oscuro, y por supuesto no la utilizan. El Ayuntamiento se ha dado cuenta de esto y ha talado, a las ocho de la mañana de un sábado, los árboles que eran regados con esta agua, y las raíces han sido tapadas con cemento". Por si fuera poco, el suelo pavimentado "suelta un humo que podría ser dióxido de carbono". La misma fuente, consultada por El Confidencial Autonómico, explica que la asociación "se lleva gestando desde este verano, cuando muchos comerciantes se pusieron de acuerdo para reclamar lo que las obras le han quitado". No obstante, ha querido aclarar "nosotros no vamos contra nadie, ni contra Gallardón ni Aguirre, y valoramos la buena voluntad de las obras, pero esta gente ha perdido mucho dinero por ellas". De hecho, casi la totalidad de comercios que aún se mantienen abiertos -ya que muchos se han visto obligados a cerrar o trasladarse- "han ganado durante el tiempo de obras de un 40 a un 55 por ciento menos que el año pasado, aunque hay casos que superan el 70 por ciento". La gravedad del asunto salpica a grandes empresas, como la perfumería Álvarez Gómez, o los comercios de alta costura como Farrutx o Sandro. Precisamente, la última de estas sociedades, de origen francés, abrió su franquicia dos semanas antes de que se iniciaran las obras: "si al pedir la licencia en el Ayuntamiento hubiesen advertido de lo que venía, jamás habríamos abierto", comenta a este confidencial una responsable de este negocio, que explica que "en las dos primeras semanas de octubre de 2008 gané más que durante el mismo mes de este año". Así las cosas, los comerciantes ya han contratado a un equipo de ingenieros para que presente ante el Ayuntamiento un informe "donde explican que las obras no se han hecho bien, han abierto más de lo necesario". Además, presentarán a una auditoría independiente los ingresos de este año en comparación con el ejercicio pasado, y la diferencia será lo que pidan al consistorio de compensación. No obstante, "habrá que descontar a estos datos el porcentaje de incidencia de la crisis en la economía, que la propia Comunidad ha situado en el 11%". Carlos Fernández-Pita explica a ECA que el Ayuntamiento "aún no se ha puesto en contacto con nosotros", aunque espera que esta situación cambie: "a nosotros no nos importaría llegar a un acuerdo con el alcalde, es mucho mejor eso que llegar a los tribunales".