Sábado 22/07/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Se harán demoliciones en la escalinata y en la balconada de la portada

Obras en la Biblioteca Nacional de Madrid para limpiar las manchas de su fachada

El Gobierno ha ordenado la restauración del edificio dado que sufre una serie de patologías y su estado de conservación es muy desigual

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Biblioteca Nacional de España, situada junto a la plaza de Colón en Madrid, sufre una serie de patologías y su estado de conservación es muy desigual, por lo que el Gobierno ha ordenado su restauración a través de la Gerencia de Infraestructuras y equipamientos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Biblioteca Nacional de España. Biblioteca Nacional de España.

Las obras se harán en la fachada principal de la Biblioteca Nacional de España, que da al Paseo de Recoletos de Madrid. Está previsto que se efectúen demoliciones en la Escalinata y en el solado de la Balconada de la Portada.

En diciembre de 2010, el Director General de Bellas Artes y Bienes Culturales, a propuesta del Instituto del Patrimonio Cultural de España, encarga la redacción de un “Proyecto de Actuación en las Fachadas Exteriores de la Biblioteca Nacional”.

En octubre de 2015, se encarga la preparación de cinco proyectos derivados del principal para la intervención en una de las cuatro fachadas del edificio, así como de los patios interiores.

Y en agosto de 2016, la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos encarga la preparación del proyecto actual, que atañe a la fachada oeste (Paseo de Recoletos), basado en uno de esos cinco proyectos, que costará un total de 193.645,41 euros.

El deterioro de la fachada

Tanto el granito como el mármol o el ladrillo sufren daños que se pueden denominar como superficiales, ya que no afectan a la estabilidad del edificio, mientras que la dolomita presenta un grado de deterioro que puede considerarse como muy grave y que ha provocado y puede seguir provocando fragmentación en algunas áreas que pueden constituir riesgo de desprendimientos.

Además, la fachada presenta suciedad, depósitos de polvo y son abundantes las costras negras que se forman como consecuencia de la contaminación atmosférica, así como manchas de humedad.

La filtración del agua de lluvia a través de los sillares ha provocado también que paulatinamente vaya desapareciendo el mortero, así como la acumulación de agua favorece la aparición de líquenes y algas en determinadas zonas.

Con la restauración de la fachada del edificio se pretenden subsanara todos estos problemas para que la Biblioteca Nacional de España pueda seguir presentando un aspecto atractivo al público y a su vez seguro y duradero.