Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Apuesta por elegir directamente a un tercio de los diputados regionales

El PP de Madrid sopesa la “oportunidad política” de impulsar una reforma electoral antes de las autonómicas de 2015

Madrid

El gobierno de Ignacio González y el grupo parlamentario decidirán en otoño si presentan una proposición o lo dejan para después de los comicios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Partido Popular aprobó en solitario el dictamen de la comisión de la Asamblea de Madrid que durante un año ha analizado cómo reformar el sistema electoral de esta autonomía. El dictamen consultivo será aprobado en julio, pero ahora los populares tienen que decidir si impulsan una nueva ley electoral a pocos meses de las elecciones o esperan a que pase la cita de mayo de 2015.

El presidente Ignacio González escucha al portavoz de su gobierno, Salvador Victoria, en la Asamblea de Madrid. El presidente Ignacio González escucha al portavoz de su gobierno, Salvador Victoria, en la Asamblea de Madrid.

Frente a los votos a favor de la mayoría absoluta popular, rechazaron el dictamen tanto PSOE como Izquierda Unida y UPyD. A pesar de ello, en el grupo parlamentario del PP en la Asamblea tiene claro que seguirán adelante: “De lo que no hay duda es de que hay que cambiar la ley electoral”.

Además de medidas destinadas a hacer más transparente el ejercicio de la política -dar mayor publicidad a los programas electorales y regular los debates entre candidatos, por ejemplo-, la base de la reforma que contempla el dictamen aprobado es la apuesta por ir hacia un modelo electoral similar al alemán: es decir, la elección directa de una parte de los diputados de la cámara, a través del diseño de distritos electorales dentro de la provincia de Madrid, aunque la mayoría seguirían siendo elegidos de forma proporcional en listas cerradas para el conjunto de la comunidad.

Han sido diferentes las razones que han esgrimido desde los grupos de la oposición para no respaldar el dictamen: que se pretende hacer sin cambiar el Estatuto de Autonomía cuando ellos lo ven obligado; y que no se deje para la siguiente legislatura esta reforma electoral, ante la cercanía de las próximas elecciones.

Ese, el asunto de los plazos, es uno de los temas también pendientes en el Partido Popular. Fuentes del grupo parlamentario mayoritario en la Asamblea de Madrid explican a El Confidencial Autonómico que una vez se apruebe el dictamen en pleno el 15 de julio, será a la vuelta del curso parlamentario, entre septiembre y octubre, cuando el PP y el gobierno de Ignacio González tomen una decisión.

Reflexión durante el verano

Esa decisión, principalmente, oscila entre dos posibilidades. La primera es la que pide la oposición: que no se emprenda ninguna reforma electoral ahora, debido a la cercanía de los próximos comicios de mayo de 2015. La segunda opción es que en otoño el PP presente una proposición de ley en la Asamblea, y tras superar los trámites parlamentarios, esté lista antes de la cita electoral autonómica.

Las fuentes consultadas por ECA aseguran que durante estos meses de verano hasta que se retomen las sesiones ordinarias en la Asamblea, el Partido Popular de la Comunidad de Madrid y el gobierno de Ignacio González van a reflexionar y sopesar por cuál de las dos posibilidades -aprobar ya la reforma o esperar- se decantan.

Según explican desde el Grupo Popular, lo que se va a analizar en este tiempo es si políticamente es factible, si es oportuno hacer una reforma electoral pionera en España y de tanto calado pocos meses antes de que los madrileños sean llamados a las urnas.

“Hay que ver si es acertado políticamente. Además, lo que llevará más tiempo será explicarlo a los ciudadanos”, afirman las fuentes parlamentarias consultadas. Y es que desde la oposición madrileña ya han lanzado acusaciones al PP de intentar un “pucherazo” ante el miedo a perder la mayoría, como también ha hecho el PSOE con la propuesta de Mariano Rajoy de que en los ayuntamientos la lista más votada sea la que tenga que gobernar.

El modelo concreto por el que apuestan los populares madrileños es el de crear 43 distritos en la Comunidad en los que se elija un tercio del total de diputados autonómicos, como forma de conseguir un mayor vínculo entre los diputados y los votantes. Sin embargo, en el dictamen no se establecen esas cifras concretas, sino que habla en términos más genéricos. Será la proposición de ley que presente el PP -sea cuando sea- la que concrete los aspectos de la reforma electoral que pretenden aprobar.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·