Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Huelga de limpieza en Madrid

La Policía Municipal detecta incumplimientos de los servicios mínimos

Madrid

Los agentes que escoltan a los barrenderos son testigos de que se niegan a trabajar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La alcaldesa de Madrid fue la primera en denunciar públicamente que “no se están cumpliendo los servicios mínimos” estipulados para la huelga de trabajadores de la limpieza de las calles de la capital. Ana Botella no dio más detalles de estos incumplimientos, pero los agentes de la Policía Municipal que escoltan a los barrenderos de los servicios mínimos tienen constancia de que algunos de ellos no hacen su trabajo.

Dos policías municipales de Madrid escoltan a un barrendero que cumple los servicios mínimos. Dos policías municipales de Madrid escoltan a un barrendero que cumple los servicios mínimos.

En el undécimo día de huelga de los trabajadores de limpieza, las calles de Madrid continúan salpicadas de desperdicios y suciedad, hasta el punto que la alcaldesa ha dado orden de investigar si la basura acumulada está causando plagas.

El paro está transcurriendo con incidentes: algunos piquetes vuelcan las papeleras y queman contenedores, e incluso se han propuesto localizar los domicilios de los directivos de las empresas concesionarias para llenar las puertas de basura.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que los huelguistas están poniendo en práctica otra estrategia para intensificar los efectos del paro: no cumplir los servicios mínimos.

Salen a las calles pero no limpian

Fuentes de la Policía Municipal aseguran a ECA que algunos de los barrenderos que salen a cumplir con los servicios mínimos se niegan a barrer: “De repente, dejan de recoger basura”.

Durante la huelga, entre 40 y 50 coches patrulla municipales se están dedicando a escoltar a los trabajadores que cumplen esta función, para evitar que se produzcan incidentes si se encuentran con los piquetes sindicales.

Las fuentes policiales consultadas explican su postura: “Nosotros simplemente les podemos dar protección, pero no podemos obligar a trabajar a los que no quieren limpiar”.

Pinchazos en las ruedas de los camiones

Además de esta “resistencia pasiva” para no cumplir los servicios mínimos, algunos barrenderos que apoyan la huelga alegan que no pueden continuar limpiando las calles porque les han robado el material de trabajo.

Los policías sospechan que algunos barrenderos recurren a otros métodos más directos y, por ejemplo, pinchan las ruedas de los camiones que les acompañan para recoger la basura. Al detenerse, los agentes los interrogan sobre el pinchazo, pero estos trabajadores se excusan asegurando que han pasado por encima de unos cristales que han roto los neumáticos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·