Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

La Policía detecta falsos aparcacoches en la estación de Atocha (Madrid) que utilizaban los vehículos para uso particular. Ya se ha detenido a tres de ellos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tres falsos aparcacoches han sido detenidos en la estación de Atocha por usar los turismos para su uso personal, como ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid a través de un comunicado, detallando que en el momento del arresto tenían en su poder las llaves de una docena de vehículos.

Los arrestados, que vestían chalecos reflectantes y carnets identificativos, ofrecían el servicio a los conductores que esperaban la cola para acceder al parking. Una vez con el vehículo en su poder, los estacionaban en un descampado situado a varios kilómetros y les daban uso personal para sus traslados.

Llegaron incluso a hacer uso de algunos de ellos durante el fin de semana después de cobrar 25 euros por el primer día y 18 euros por los sucesivos. La Policía ha destacado que llegaron a recoger hasta una veintena de automóviles diarios.

Cuando los propietarios regresaban de viaje, les entregaban los turismos con hasta 150 kilómetros realizados y multados por infracciones de tráfico, del estacionamiento regulado e incluso retirados por la grúa.

La investigación comenzó a raíz de varias denuncias, en las que se ponía en conocimiento de los agentes la existencia de una falsa empresa dedicada al servicio de aparcacoches en la Estación de Madrid-Atocha.

Las víctimas relataban que cuando se encontraban en la fila para acceder al aparcamiento de la estación, un individuo se acercaba y les ofrecía la posibilidad de estacionar su vehículo. Estas personas vestían un chaleco reflectante y exhibían un carné identificativo de una falsa empresa denominada Atocha Park.

Tras diversas gestiones, los agentes pudieron constatar los hechos denunciados. Tres eran los individuos que se encargaban de conseguir clientes. Para ello, vestían el chaleco y exhibían un carnet ofreciendo los servicios de estacionamiento de la falsa empresa.

Los falsos aparcacoches les hacían entrega de una hoja de recepción de vehículo completamente falsa y modificada de una perteneciente a una verdadera empresa de estacionamiento. Una vez con el vehículo en su poder, se dirigían hacía la cola del aparcamiento allí existente con la intención de aparcar el turismo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·