Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Un error en el Registro de la Propiedad, a punto de provocar un embargo a un hombre que no tenía ninguna deuda contraída con el banco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Registro de la Propiedad número 8 de Madrid equivocó el DNI y las propiedades de dos varones con el mismo nombre y apellidos. El error pudo costarle caro a uno de ellos, ya que estuvo a punto de ser embargado por los impagos del otro. Las deudas que un hombre había contraído con la sucursal de una caja de ahorros situada en un barrio de las afueras de Madrid llevaron a la entidad bancaria a llegar a un acuerdo con el 'moroso': proceder a una dación de pagos. Esta operación consiste en la entrega por parte del deudor de su vivienda, a cambio de la eliminación de la hipoteca. Las cajas y bancos, para llevarla a cabo, piden a una agencia de registro de la propiedad un informe prejudicial del cliente para saber si éste puede o no pagar realmente sus deudas. Al llegar el informe a la entidad bancaria, el director de la misma se dio cuenta de un dato, cuanto menos, extraño: el deudor tenía una casa de protección oficial desde1.969, habiendo nacido en 1.968. La descripción del inmueble señalaba que se trataba de una vivienda de renta antigua, por lo que no aparecía el nombre de la calle donde estaba situada, solo el sector al que pertenecía. Consciente del posible error, el director de oficina mandó un informe a la sede central de la caja de ahorros, que rechazó el embargo y pidió la resolución del conflicto. Después de ubicar el llamado "sector 2" de la vivienda en el actual barrio de Moratalaz en una Sociedad de Tasación, el director de oficina acudió a la calle Maudes, a las oficinas de la Comunidad de Madrid, donde se habría dado la 'protección oficial', pero no consiguió la dirección completa del inmueble, al ser de renta antigua. Lo mismo le sucedió al acudir al ministerio de Vivienda. Como último recurso, el gerente acudió con un plano facilitado por la Sociedad de Tasación a Gerencia de Urbanismo en calle Guatemala. Ahí al final, y sacando planos del 63, año en el que se licitaron las obras, obtuvo la dirección. Una vez localizada la vivienda, y después de que el dueño volviera de vacaciones, inquilino y director se dieron cuenta de lo sucedido: el hombre tenía el mismo nombre y apellidos que el deudor del banco, pero ni mucho menos tenía la misma edad... ni el mismo DNI, tal y como aseguraba la agencia del registro de la propiedad número 8 de Madrid. Tal y como ha podido saber El Confidencial Autonómico, la entidad ya ha sido informada del error y lo ha subsanado. No obstante, ese fallo estuvo a punto de provocar un embargo a un hombre que no tenía ninguna deuda, y cuyo 'único pecado' fue apellidarse como el verdadero cliente 'moroso'.