Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

Los ‘minicubos’ de basura comunitarios propuestos por Ana Botella enfadan a los vecinos residentes en pisos antiguos y sin portero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Consejería de Medio Ambiente de Madrid, dirigida por Ana Botella, está llevando a cabo una experiencia piloto desde mayo en el distrito El Pardo-Fuencarral, que consiste en la implantación de unos cubos de basura comunitarios - más pequeños que los tradicionales- donde los vecinos dejan la basura. La idea ha recibido las quejas de vecinos cuyos pisos no están habilitados para guardar estos ‘minicubos’, y tampoco cuentan con un portero que se encargue de la recogida de basura. El malestar sigue creciendo, ya que desde el 16 de junio el proyecto está llegando a otros distritos madrileños.

“La idea es acabar con la presencia de los grandes cubos de basura en las aceras de las calles de Madrid”. Estas palabras proceden de una voz autorizada de la Consejería de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño. Esta fuente confirma a El Confidencial Autonómico que los primeros ‘minicubos’ comunitarios se han implantado en el distrito El Pardo-Fuencarral desde el mes de mayo.

La elección de este distrito responde a la existencia de casas nuevas y totalmente capacitadas para tener un cuarto de basuras donde guardar estos cubos, que sólo saldrán a la calle una hora antes de que pasen los Servicios de Recogida del Ayuntamiento de Madrid.

Sin embargo, dentro de este distrito existen viviendas que no son precisamente de nueva construcción, y que no tienen espacio para guardar los cubos. Este confidencial ha podido saber que varias comunidades de propietarios del Barrio del Pilar han mostrado sus quejas por el nuevo proyecto.

Otro malestar vecinal se basa en la necesidad de tener portero que conlleva la iniciativa, que va acompañada de la obligación de dejar los cubos comunitarios en la calle sólo una hora antes de que pase el camión de la basura. La recogida de basuras se produce a una hora diferente en cada barrio, y en muchos coinciden con el horario laboral de sus vecinos.

Así, muchas comunidades se verán obligadas a contratar un portero para que saque los ‘minicubos’ a la calle en el horario que obliga el Ayuntamiento. Otra opción es encargar esta la a algún vecino del edificio que no trabaje por las mañanas, opción poco probable si se tiene en cuenta que “los que sí están durante la jornada laboral en casa son los jubilados, a los que no se les puede pedir a su edad que carguen con la basura de todo el edifico”, comenta el presidente de una comunidad de propietarios.