Martes 28/03/2017. Actualizado 08:57h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

A cuatro policías y una limpiadora les salen tumores en una comisaría de Madrid próxima a una subestación eléctrica

Madrid

Sufren tumores en el pecho y en el pulmón, mientras que a otros policías han empezado a notar varices y temblores en las piernas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las nuevas dependencia de la Policía Municipal de Madrid en el distrito de Arganzuela se inauguraron en 2010. Ahora, más de tres años después, cuatro policías y una limpiadora de esta comisaría han enfermado de cáncer, y otros agentes sufren temblores y varices en las piernas. Los afectados denuncian que las ondas electromagnéticas de una subestación eléctrica cercana pueden ser las culpables.

Agentes de la Policía Municipal de Madrid; y la comisaría del distrito de Arganzuela. Agentes de la Policía Municipal de Madrid; y la comisaría del distrito de Arganzuela.

La completa remodelación de la zona del Parque de la Arganzuela y el Matadero permitió también la construcción de unas instalaciones, en el Paseo de la Chopera, que desde hace más de tres años sirven como comisaría de Madrid-Río y sede de la Unidad Integral de Policía Municipal en el distrito de Arganzuela.

Junto a este edificio se encuentra una subestación eléctrica: una instalación que ha sido señalada como “sospechosa” de ser la causante de los graves problemas de salud que padecen varios agentes desde que están destinados en esta comisaría.

Tumores en el pecho, en el pulmón...

Según han relatado a El Confidencial Autonómico varios de los afectados, a cuatro agentes municipales y a una trabajadora de la limpieza de las dependencias policiales les han salido tumores en los últimos tiempos.

A la limpiadora, en concreto, le fue detectado un tumor en el pecho, mientras que los policías sufren tumores en el pulmón o en el sistema linfático, entre otros órganos afectados. Por ahora, uno de los policías al que se le detectó cáncer ha sido trasladado de comisaría.

Los problemas de salud en esta comisaría de Arganzuela no se limitan a estas cinco personas: según explican a ECA, a otros agentes de la Policía Municipal les salieron varices en las piernas. Además, un mando policial ha sufrido frecuentes temblores, también en las piernas.

Mediciones de la radiación electromagnética

Las personas afectadas por estos graves problemas de salud señalan una posible causa: una subestación eléctrica que hay junto a la comisaría. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, sospechan que la radiación electromagnética que emite este tipo de instalaciones ha provocado los tumores y el resto de dolencias, que se han “cebado” en un corto período de tiempo con varias personas que trabajan diariamente en este edificio.

Para comprobar si esta radiación es perjudicial para la salud, los afectados ya solicitaron una medición del electromagnetismo, que dio resultados negativos: no se detectaron niveles peligrosos de radiaciones. Sin embargo, los enfermos denunciaron que en el momento en que se realizó esa inspección, la subestación no estaba funcionando a pleno rendimiento, sino al mínimo.