Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Madrid

El técnico de sonido que dejó abierto el micrófono y grabó a Esperanza Aguirre diciendo “hijoputa” quedó apartado y la empresa perdió trabajos. La presidenta pidió su currículum

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En pleno debate sobre la renovación del consejo de Administración de Caja Madrid, un micrófono le jugó una mala pasada a Esperanza Aguirre. Confesó en público, sin saberlo, su agrado por haberle dado un puesto en la caja a IU, "quitándoselo al hijo puta este, eh", sin quedar claro a quién se refería. Tanto la empresa como el operario de sonido que estaba al frente de aquel acto fueron 'represaliados' por la Comunidad de Madrid. El pasado cinco de febrero, Esperanza Aguirre saltó a todas las portadas después de que, de nuevo, un micrófono abierto captase un comentario poco afortunado sobre la renovación del consejo de Caja Madrid. "Yo creo que nosotros hemos tenido la inmensa suerte de poderle dar un puesto a IU quitándoselo al hijo puta" dejó caer la presidenta sin saber que sus palabras eran públicas. Los micrófonos estuvieron abiertos un par de minutos, suficiente como para que captasen la conversación que Aguirre mantuvo con su 'número dos', Ignacio Gonzalez, sobre la entidad bancaria madrileña. Se habló de candidatos al consejo, de Arturo Fernández -presidente de los empresarios madrileños, que "quería ser presidente de la Cámara de Comercio"-, de Javier López Madrid, de Carmen Cafranga y de Mercedes de la Merced. Aguirre se quejó también de que no le había llamado Miguel Corsini, ex presidente de Renfe, a quien había colocado en Caja Madrid. "Esta mañana, este 'pollo' que hemos puesto en la Comisión de control en vez de Pedro Antonio, éste que no me acuerdo cómo se llama,...este Corsini, como si no fuera conmigo". El hecho de que estas palabras se hiciesen públicas provocó un gran enfado a Esperanza Aguirre, según ha podido saber El Confidencial Digital. Tanto, que incluso en la cúpula de la Comunidad de Madrid se pensó que el error humano del operario que se ocupaba del sonido del acto pudo haber sido intencionado. En plena polémica, Presidencia, "a petición propia de Esperanza Aguirre" según indican fuentes de toda solvencia, solicitó a la empresa encargada del sonido del acto -Backliners S.L- que le entregase el currículum y las credenciales del operario de sonido. Tras este desafortunado error, la empresa -que había trabajado ya en varias ocasiones proporcionando soporte técnico en actos oficiales de la Comunidad- fue "represaliada. No se les volvió a encargar ningún trabajo" confirman estas fuentes gubernamentales a este confidencial. La empresa, según fuentes de la Comunidad de Madrid, "apartó" en cierta medida a este trabajador -C.F.T.-, pero con el tiempo se descubrió que "todo había sido un malentendido y la situación volvió a su cauce". La empresa recuperó la confianza del Gobierno madrileño, volvieron a recibir trabajos y el técnico de sonido recuperó su estatus en la empresa. No fue esta la primera ni la única vez que a Esperanza Aguirre le traiciona un micrófono abierto. Recientemente, la presidenta madrileña volvió a ocupar la actualidad tras reconocer ante Mariano Rajoy, sin saber que le escuchaban, que había dicho "barbaridades" sobre la reforma laboral. Aguirre dio una explicación a estos gazapos: "Soy un poquito descuidada, espontánea y abierta".