Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Murcia

La Delegación del Gobierno no pondrá escoltas a los consejeros del PP en Murcia porque “no hay amenaza terrorista”. Apuesta por dispositivos de contravigilancia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los representantes del Gobierno murciano no tendrán escoltas privados. El plan de seguridad prometido por el ministerio del Interior para los consejeros del PP en la región sólo incluirá la creación de dispositivos de contravigilancia. El pasado domingo, dos días después del ataque sufrido por el consejero de Cultura y Turismo Pedro Alberto Cruz a manos de tres jóvenes, Alfredo Pérez Rubalcaba ofreció al presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, la creación de un plan de seguridad para los miembros del Ejecutivo autonómico. El 'popular' aceptó la oferta del vicepresidente del Gobierno, aunque señaló la necesidad de poner escoltas a sus compañeros. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno en la región han descartado esta posibilidad. Las fuentes consultadas por este diario justifican esta decisión asegurando que "no existe una amenaza terrorista, por lo que ningún agente de la Policía Nacional puede actuar como escolta privado". Las mismas fuentes afirman que Rafael González Tovar, delegado del Gobierno en Murcia, propondrá la creación de dispositivos de contravigilancia como "medida suficiente" para velar por la seguridad de los consejeros del PP. Tampoco llegarán refuerzos policiales de otras comunidades autónomas, "al no tratarse de un estado de emergencia". Voces autorizadas del Cuerpo Nacional de Policía han explicado a ECA que se estudiará la agenda política de cada representante del Gobierno murciano y se crearán operativos especiales: "Acudiremos a los actos institucionales y también a los lugares que frecuentan. Habrá agentes de paisano en las inmediaciones del restaurante donde coman y a la puerta de sus domicilios". Sobre la renuncia de la Delegación del Gobierno a poner escoltas a los consejeros murcianos, las fuentes policiales consultadas afirman que "una agresión como la sufrida por Pedro Alberto Cruz justificaría esta medida, ya que se trata de un caso especial en la que un cago público ha sido atacado y ha recibido amenazas". La pasividad de Rafael González Tovar ante este incidente ha molestado a altos cargos del PP. De hecho, ayer lunes el propio Mariano Rajoy pidió la dimisión del Delegado del Gobierno en Murcia por no haber estado a la altura de las circunstancias ante las agresiones e insultos que han sufrido los miembros del Gobierno murciano.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·