Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Murcia

Chacón estudia ahora protocolos de actuación en caso de secuestro aéreo. Ejército, Guardia Civil y Policía Nacional ensayaron en la Base de San Javier

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después del secuestro marítimo del 'Alakrana', el ministerio de Defensa quiere evitar que un suceso parecido pueda repetirse por aire y con un avión comercial de por medio. La Base Aérea de San Javier se convirtió en el escenario perfecto para llevar a cabo un simulacro en el que intervinieron todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el ejercicio se llevó a cabo el pasado jueves 26, y consistió en simular un secuestro de un avión comercial con 29 pasajeros y 4 tripulantes a bordo. Voces autorizadas del Ministerio explican que, "según recomiendan diversos organismos oficiales, es conveniente realizar simulacros periódicos sobre las posibles situaciones de emergencia que se puedan dar en el espacio aéreo y en los recintos aeroportuarios y de navegación aérea, con el objetivo de salvaguardar a la aviación civil de la comisión de estos actos ilícitos, aplicando los Planes de Emergencia vigentes". El protocolo de actuación que se siguió durante el simulacro estuvo dividido en tres fases, comentadas por expertos del Ejército del Aire: --Una vez que los secuestradores entran en el avión, el comandante avisa a Control Aéreo sobre "acto de interferencia ilícita y de la gravedad del mismo, al irrumpir sorpresivamente personal armado a bordo de la aeronave y ordenar a la tripulación el cierre de puertas con los pasajeros a bordo". -- Acto seguido, el personal de servicio de la Torre de Control, ante la confirmación de encontrarse ante una situación de emergencia, puso en marcha los procedimientos de alerta estipulados en los Planes de Emergencia. -- Una vez comprobada la veracidad del secuestro, se activaron los dispositivos de seguridad oportunos y se movilizó al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil que tomaron posiciones con los equipos especializados en situaciones de secuestro. Además, se activaron los Comités de Intervención tal y como estipula la normativa vigente. Tras varias horas de negociación, los secuestradores se rindieron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, siendo liberados posteriormente los rehenes (pasajeros y tripulación). Una vez finalizado el ejercicio, el equipo evaluador del simulacro, deberá realizar un exhaustivo trabajo de análisis con el fin de elaborar un documento de conclusiones que, posteriormente, permitirá corregir los posibles errores producidos y mejorar en aquellas áreas que lo requieran con el objetivo final de llevar a cabo actuaciones eficaces en situaciones de este tipo. El equipo de Carme Chacón explica que este tipo de ejercicios deben realizarse "con la mayor confidencialidad posible", para poder evaluar los resultados "de la manera más real por parte de los organismos implicados".