Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Muy Confidencial

El Congreso federal del PSOE ‘parte’ a los socialistas valencianos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parecían superadas las “corrientes” y “luchas intestinas” dentro del PSPV, pero han vuelto, y con especial fuerza. Fuentes socialistas reconocen a El Confidencial Autonómico que “han vuelto ahora las históricas y reiteradas luchas internas en el partido socialista, causando un grave daño dentro y fuera del partido, en unos momentos en que puede darse un cambio de gobierno en 2015 en tierras valencianas”. Socialistas valencianos acusan de esta situación directamente a Ximo Puig, elegido en marzo pasado secretario general de los socialistas en la Comunidad Valenciana y candidato a presidir la Generalitat Valenciana, al que acusan de “excesivo protagonismo y no contar con el partido en decisiones importantes, como apoyar o no a un candidato a la secretaría general del PSOE a nivel estatal”. Francesc Romeu, portavoz socialista en Les Corts Valencianas, encabeza las acusaciones contra Ximo Puig. Romeu ha dicho que “la mayoría del PSPV apoya la candidatura de Eduardo Madina a la Secretaría General del PSOE, mientras Ximo Puig –en silencio y en minoría- apoya a Pedro Sánchez”. Ximo Puig, sin contar con el partido, apoyó a Susana Díaz, antes de dijera si se presentaba o no la secretaría general. Según han confirmado ECA, “Puig dio ese paso a cambio de que Susana eligiera como secretario de Organización del PSOE al socialista valenciano Alfred Boix”, siendo el primer líder socialista que apoyó la candidatura –luego rechazada por Susana Díaz- a la Secretaría General del PSOE”. También Toni Gaspar, que fue candidato en las primarias frente a Puig, lamenta el “espectáculo de Romeu desautorizando a Puig, y Puig dándole razón con su silencio”. Estas luchas intestinas pueden llevar –como aseguran desde Blanquerías, la sede valenciana de los socialistas- a “despojar a Romeu de todos los cargos orgánicos tras el congreso federal de los próximos días 19 y 20 de julio”. Sin embargo, desde el entorno de Romeu, hay ganas de “presentar batalla”, y avisan: “Si se destituye a Romeu, otros cargos pueden renunciar, o puede producirse una revuelta contra Puig en toda regla, pues lo primero es el partido y no unos nombres u otros: no sólo es un pulso Puig-Romeu”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·